Su padre consiguió lo que quería

Su padre estaba caliente, y por supuesto lo que quería era follarse a la jovencita. Ella estaba sentada en el sofá cuando él llegó y se sentó a su lado. Comenzó a tocarla y sus labios acabaron besando los de su hija. Ella al principio no le devolvió el beso, aunque más tarde se animó, especialmente cuando se vio con las tetas fuera mientras las manoseaba.

Poco después el maduro estaba desnudo con intención de meterle su polla, y ni tan siquiera fueron a la habitación, la tumbó y allí mismo en el sofá la penetró vaginalmente. La zorra realmente disfrutó de la polla de su padre, de hecho fue ella misma la que fue cambiando de postura para probar su polla de diferentes formas, hasta que por supuesto el hombre no pudo evitar correrse sobre ella.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS