Sorprende a su padre con la polla fuera mirándola

El viejo estaba allí de pie, inmóvil y serio con su polla fuera mientras miraba a su hija. Era la viva imagen del típico degenerado al que todo le da igual y que solo busca satisfacer esos instintos que le hacen necesitar carne joven. En cierto modo observarla le gustaba, y sacarse el rabo para meneárselo mientras lo hacía era su pasatiempos preferido. Pero claro, la chica tenía que pillarlo tarde o temprano. Lo que sucedió es que tras pillarlo el hombre siguió allí de pie, como una estatua, y con la verga fuera.

Tras la bronca de su hija se guardó la polla y ella se fue corriendo a coger su teléfono móvil para llamar a su madre y contarle todo aquello. El hombre se asustó bastante y hasta se puso de rodillas frente a su hija pidiéndole que no se lo contara. Pero ahí de rodillas tenía las braguitas de la jovencita demasiado a la vista y no podía apartar su mirada. Finalmente la chica se percató y hasta se levantó un poco la ropa para mostrárselas a ese pervertido que era su padre. El corazón del viejo dio un vuelco y se lanzó como un perro en celo a comerse esas braguitas, lo curioso es que ahora la chica estaba disfrutando de aquello.

Se lanzó corriendo a penetrarla, pero ella le apartó. No servía de nada ser tan impaciente. Le comió un poco la polla y después follaron. Lo que ninguno se imaginaba es lo que pasaría luego, y es que el novio de su hija los pilló justo cuando el viejo se estaba corriendo en sus nalgas.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS