Papá, lo que me pides es muy fuerte

Era un día cualquiera en la vida de esta jovencita, o al menos eso pensaba ella. Tras hablar un rato con su novio y desayunar se sentó en el sofá para hacer sus deberes y leer algo. Pero su padre al verla no tardó en sentarse a su lado. Era normal y no sospechó nada. Pero el padre no se limitó solo a sentarse, se tumbó y le dijo que le dolía una pierna, si podía masajearle. Lo que le llamó la atención a la chica era la brutal erección que tenía, su bulto en el pantalón era bastante grande.

Tras tocarle un poco se lo propuso directamente, quería tener sexo con ella. Estaban solos en casa, su madre tardaría en volver. Aunque a ella le apetecía tardó en decidirse, lo cierto es que era muy fuerte oir eso del hombre que es tu padre. Aun así su coño se humedeció y no tardó en dar rienda suelta a esas fantasías que ella tenía de follar con un madurito, aunque fuera su propio papá.

Se la folló por supuesto, y además quedó grabado en este vídeo casero. Al final se corrió en su boca y mientras se le salía parte de su leche el hombre la sujetaba del pelo mirándola fijamente a los ojos, había sido una buena chica.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS