La colegiala era muy sumisa, se dejó hacer de todo

Me encantan las chicas jóvenes, especialmente cuando se trata de colegialas cachondas y sumisas como esta zorrita que me follé el otro día. Se puso sobre mis rodillas como si yo fuese su padre para que le diera unos azotes por haber sido una chica mala, y vaya si la azoté. Con ese culazo daban ganas de darle una y otra vez, ciertamente la chica estaba buenísima.

Tras unos cuantos azotes en su culete le quité el tanga y me la empecé a follar. No quería desperdiciar más tiempo, follar con esa hembra era todo lo que me importaba en esos momentos. Al final la saqué como pude y comencé a salpicar con mi leche hasta llenarla entera.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS