Hijo, échamelo todo dentro!

A veces cuando un padre vuelve a casarse vuelve a elegir mal, o tal vez bien. Ella era su madrastra, una mujer cuarentona que era bastante más joven que su padre. Pero lo que el tío ignoraba era el motivo por el cual se había casado con ella, y es que era toda una puta como pudo comprobar. Ese día él estaba en su habitación cuando llegó ella, supuestamente enfadada. Era una simple excusa para llegar hasta donde llegó. Y es que a pesar de la cara de sorpresa del tío ella le enseñó sus grandes tetas operadas. Pero no se conformó con eso, sino que además fue a quitarle los pantalones. Él en un principio se negó preguntándole que estaba haciendo, pero la madurita no atendía a razones.

Cuando empezó a comerle la polla ya no había marcha atrás, se había puesto bien duro y si su madrastra quería follar le iba a dar lo suyo. Descubrió lo puta que era en cuanto comenzó a penetrarla, quería cada más fuerte. Cambiaron varias veces de postura, pero en cuanto ella le pidió que se lo echase dentro el tío no pudo aguantar mucho más y lo hizo, dejando todo su coño chorreando mientras ella se limitaba a sonreir de satisfacción, había hecho lo que quería… como siempre.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS