El mejor amigo de mi padre me ha follado

Aquél maduro siempre me ha puesto cachonda, por lo que un día se me ocurrió ir a su casa. No estaba, así que me quedé allí esperando hasta que al final llegó. Nada más verme me preguntó que hacía allí, yo le dijo que simplemente quería verle y hablar con él. Finalmente me invitó a entrar a su casa y yo sonreí satisfecha, había conseguido lo que pretendía.

Nada más entrar le dije de ir a su habitación, él se quedó como extrañado aunque sabía perfectamente cuales eran mis intenciones. Nada más entrar al cuarto se tumbó y yo me puse a su lado sonriendo esperando que llevase la iniciativa. Lo hizo desde luego, comenzó a lamerme mis piernas y hasta mis pies. Luego me besó en los labios y empezamos a desnudarnos.

El madurito me pegó una de esas folladas que hacen que una chica como yo acabe exhausta y sonriendo, por eso prefiero a los hombres mayores.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS