Mamá, estoy caliente y quiero follar, despierta…

No es algo que hagan todos los hijos precisamente, pero este chico lo tenía por costumbre. Cada vez que estaba caliente en lugar de masturbarse recurría a la madura para así poder saciar su ansia de sexo. Y no le importaba mucho que la mujer estuviera ocupada o incluso durmiendo como en este vídeo, él continuaba insistentemente hasta que su madre le daba lo que pedía.

En esta ocasión la madura dormía plácidamente y al muchacho no le importó mucho, se acercó a ella, se echó sobre la cama y comenzó a tocarla y a susurrarle al oido lo caliente que estaba. Metió su mano debajo de las bragas de la madura y comenzó a tocarle el coño, eso hizo que definitivamente se despertase. Una vez despierta empezó a besar a su hijo, los dos se fundieron entre besos y abrazos, pero en realidad no era amor como en otras familias, solo se trataba de sexo.

No tardó mucho en meterle la polla en la boca y poco después se la estaba follando como a una zorra. Tras la follada y como siempre solía hacer le echó todo el semen en su cara.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS