las bodas de plata dan para muchas pajas

25 años de matrimonio dan para muchas pajas, tantas, que se comprende el arte que tiene esta esposa para masturbar al abuelo que no para de temblar y retorcerse mientras ella parece que esté tocando la zambomba sin prácticamente cambiar el gesto serio de su cara. Solo cuando ha terminado de ordeñar a papá y le ha dejado los huevos más secos que la mojama, la señora luce una tímida sonrilla orgullosa del pajazo que le acaba de cascar a su hombre. Un aplauso por estos cincuentones y por lo magnificamente bien que llevan su sexualidad.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS