Su esposo estaba cansado, ella supo animarle

Llegó cansado de trabajar, según él solo necesitaba un masaje y descansar. Pero su esposa le había estado esperando impaciente durante horas, y no era solo para verle, tenía ganas de follar. Ella era una de esas esposas trofeo con las que sueñan tantos hombres, se había arreglado precisamente para cuando llegara, y no tenía pensado dejar escapar su momento.

El hombre se sentó y ella comenzó a masajearle, a tocarle… pero pronto sus manos fueron dirigiéndose hacia su polla. Se estaba poniendo duro, era obvio, y en cuanto la zorra se dio cuenta se la empezó a chupar. Ella sacó sus dos enormes tetas y aquello hizo que el tío finalmente se animara y mucho. Por muy cansado que esté un hombre una follada con una hembra así es algo que nunca se rechaza.

Tras aquella chupada de polla el tío también le hizo un cunilingus y después le metió su polla. Su mujer gemía como una cerda, se notaba que tenía muchas ganas de sentirlo dentro de ella. Pero eso si, como es normal acabó corriéndose en esos grandes pechos que la guarra tenía.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS