Se lleva a un vagabundo a casa para follárselo

Totalmente inédito, la cuarentona estaba tan cachonda que necesitaba follar como fuera. Divorciada y cansada de masturbarse necesitaba una buena polla caliente que le diera el placer que ella necesitaba, por lo que se le ocurrió dar una vuelta. Allí tumbado, dormido y borracho se encontraba un pobre vagabundo al que la vida no le sonrió precisamente, al menos hasta ese día.

Sin pensárselo la madura le propuso que fuera a su casa, que le ofrecería algo de comer y una ducha para que se aseara. El hombre, agradecido por su compasión, la acompañó hasta su piso. Pero los planes de la madurita eran distintos, lo único que quería era el rabo de ese hombre, y no tardó mucho en hacérselo ver.

En la misma puerta de su casa comenzaron a desnudarse y allí fue donde sucedió todo. El vagabundo resultó ser un buen semental y le dio lo que ella necesitaba hasta que se le corrió en la cara. Luego un plato de comida al menos le dio.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS