Pillado oliendo las bragas de su madre

Su madre siempre le había puesto cachondo. Solía espiarla a menudo, especialmente cuando hacía sus ejercicios matutinos. A sus 18 años solo pensaba en follar, pero tenía una enfermiza obsesión con su madre. Lo cierto es que la madurita es impresionante, la típica cuarentona con un cuerpo escultural, realmente perfecto. Se notaba que se cuidaba bastante la zorra.

Cuando acabó con sus ejercicios procedió a darse una ducha, y por tanto dejó allí su ropa interior. Fue entonces cuando el chico, un vicioso huelebragas, procedió a su rutina. Agarró la ropa interior de su madre y comenzó a olerla mientras se masturbaba. La sorpresa llegó cuando la mujer salió de la ducha y lo pilló pajeándose. El chico por supuesto quería morirse de la vergüenza, pero su madre no lo vio tan grave. Mientras el jovencito se tapaba su polla y miraba hacia otro lado la mujer procedió a consolarle, pero de una forma que él sin duda no esperaba.

Comenzó a tocarle y poco después se estaban besando. Al momento se tiraron en la cama e hicieron algo que desde luego el chico deseaba desde hace tiempo. Se folló a su madre por supuesto, y cualquier fantasía previa se quedó bastante corta en comparación con lo que le hizo.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS