No se esperaba esa brutal corrida interna

La colegiala estaba atada en la silla, así sería mucho más fácil follársela. Tenía un coño impresionante, allí bien abierta de piernas mientras respiraba agitadamente debido a los nervios el tío le quitó sus braguitas y le echó un buen chorro de lubricante. Se la quería meter entera y no quería resistencia por su parte. Comenzó a tocar ese impresionante chocho y mientras tanto con su verga se la metió en la boca para que se la mamara. A pesar de estar incómoda ella se la comió, pero fue una mamada breve, ya que poco después estaba penetrándola allí mismo.

Con su chocho bien lubricado no fue difícil penetrarla, le dio con tantas ganas que hasta la silla se cayó al suelo, y como ella permanecía atada siguió follándosela allí tirada. Se notaba que por fin se había puesto muy cachonda, y fue entonces cuando decidió desatarla para así seguir follando hasta el final.

Fueron al sofá y ella se puso encima mientras se la follaba, pero luego cambiaron y ella se colocó abierta de piernas mientras la volvía a penetrar embistiéndola como un puto toro. Al final sucedió, y mientras le daba duro se veía como iba saliendo la leche poco a poco de su chocho. Cuando sacó su polla se pudo ver toda la corrida interna que le regaló a aquella zorrita.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS