Madura intimida a un cliente hasta follárselo

La mujer trabajaba como agente inmobiliaria, su trabajo consistía en enseñar apartamentos a clientes. Pero con lo que este chico no contaba era con las armas secretas de esta puta madura. En un descuido lo arrinconó contra la pared llegando incluso a intimidarlo. El tío al principio no tenía claro lo que tenía, al menos hasta que le tocó el paquete. Estaba claro que quería su polla y estaba acostumbrada a obtener todo aquello que deseaba.

Pronto estaba de rodillas chupándole el rabo mientras él se limitaba a disfrutar. Posiblemente su novia no lo vería con buenos ojos, ya que el apartamento era para la pareja, pero a ver quien coño dice que no a una madura ninfómana como ella. En el mismo apartamento donde viviría con su chica se folló a aquella madura tirados en el suelo hasta que se corrió sobre ella, una buena forma de estrenar vivienda.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS