Hijo, ¿Que te parecen mis tetas?

Su madre estaba realmente enferma. Desde su divorcio se había convertido en una auténtica guarra, hasta el punto de que aquél día llamó a su hijo con la intención de que le diera su opinión sobre la ropa que llevaba. El muchacho no daba crédito, incluso llegó a taparse los ojos. Pero cuando su madre le dijo que se quitase la mano pudo contemplar en un increíble primer plano las enormes tetas maduras de su querida mamá.

Le preguntó que le parecían sus tetas, pero era más bien una pregunta retórica, ya que inmediatamente le sacó la polla del pantalón. Una madre lo sabe todo, y ella sabía que el chico estaba realmente excitado, y su rabo bien duro lo demostraba. Tras la mamada ella siguió haciéndo la cerda con su lencería como única ropa.

Era obvio que aquella madura guarra quería su polla dentro de ella, y el chico no tardó en sacar su instinto propio de su edad para penetrar su chochito sin importarle de quien era. Así se la estuvo follando hasta que finalmente sacó su verga para eyacular sobre ella como si en lugar de polla tuviera una manguera.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS