cambié de agujero y no me dijo nada

Por cosas como esta no merece la pena calentarse mucho los cascos cuando quedas con la chica que te gusta, haces mil cábalas y luego sale todo totalmente al revés de como lo habías pensado. Esto en principio era tan solo una cita informal para ver una peli romántica y comer un buen bol de palomitas, si surgían unos besitos pues estupendo, pero si no, las cosas de palacio van despacio. Desde luego los besos surgieron amigos, pero también las mamadas de coño y polla y un acojonante polvo en el sofá con sexo anal del bueno, cuando el tipo cambió de agujero pensaba que ella directamente le soltaría algo así como: ¡¡¡paraaaaaa!!!!, que dolorrrrrrr… pero no, esta quería porra en el culo y se limitó a dar un gemido prácticamente imperceptible. 

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS