vale, vale, tampoco hace falta llorar

Mira que les gusta lloriquear a las Asiáticas cuando follan, es que no hay manera tíos, estas zorras tienen ese chip ya sea porque les sale naturalmente o porque creen que así sus machos se excitarán más, pero cuando te metes en la cama con una de ellas puedes esperarte un mar de lágrimas. Carnoso y con mucho pelo, el coño de esta oriental era la viva imagen de un jugoso entrecot de ternera porque desde luego estaba en su punto, un filete que en cuanto te lo sirven se te hace la boca agua y estás deseando hincarle el diente. Este tipo no le hincó ni el diente ni la lengua supongo que para no atragantarse con la pelambrera que tenía en el monte de Venus, pero la polla se la hincó hasta reventar el muy cabrón…

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS