una terapia en casa a base de tetas

Si apretamos pelotitas de goma en la oficina o nos damos un masaje relajante cuando estamos estresados, ¿por qué no usar las tetas de la parienta a modo de terapia cuando llegamos a casa por la noche?. Sobar unos pechos femeninos es algo que sin lugar a dudas nos deja hipnotizados y relajados a más no poder, pero no seáis brutos y tened un poco de tacto porque las tienen muy sensibles y como os paséis no les hará ni puta gracia, motivo por el cual se os puede acabar el chollo… Lo siento por las que tenéis menos tetas chicas pero en este caso los pechos grandes son muy importantes y el tamaño si importa, desde luego el hijo puta este se pone ciego porque su señora va cargadita…

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS