una hermana demasiado tentadora

Sea realidad o mito, la parábola de Adan y Eva es muy acertada cuando se dan casos de incesto entre hermanos y es que si uno lleva semanas sin comer y le ponen una manzana en la boca, por cojones se comerá hasta las pepitas. Esta hermanita era desde luego la tentación personificada y encima no ayudaba mucho que estuviese perdidamente enamorada de su hermano mayor. Aquel día la joven tuvo un problema mecánico con su coche, el chico se ofreció gustosamente para echarle un cable y después de haber conseguido arrancar el coche pensó que tenía de devolverle el favor de alguna manera…

82341 veces visto

Categorias: incesto

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS