una ciberamiga del videochat vino a mi casa

Cuando mi ciberamiga se presentó por fin en mi casa entendí por qué se hizo tanto de rogar para quedar conmigo, la realidad superaba con creces lo que había visto por la webcam y materialicé todas las fantasías sexuales que tuve con esa zorrita. Sus tetitas naturales de tamaño medio fueron la cosa más rica que he chupado en mi vida, tenía el coño totalmente rasurado dejando a la vista unos labios vaginales rosados que incitaban a mamarlos y a chuparlos como si fuesen espaguetis, aunque el condimento natural lo poníamos entre los dos: yo escupiéndole y ella corriéndose. Y yo que pensaba que las chicas del videochat eran inalcanzables… en el momento en el que una tía accede a pajearse por la webcam para ti, puede suceder cualquier cosa colegas y a las pruebas me remito.

41499 veces visto

Categorias: amateur

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS