Seduciendo a una monja

Mi sueño hecho realidad, me he follado a una monja. Desde siempre me han dado morbo las mujeres religiosas. Tal vez sea por el hecho de que tienen prohibido follar, y esa castidad hace que me ponga muy cachondo. Le conté un cuento para que viniera a mi casa, ella pensaba que iba a hacerme un favor a mí… pero al final se lo hice yo a ella. No se ni cuanto tiempo llevaba la tía sin follar, puede que hasta tuviera telarañas en su gordo coño, pero lo que está claro es que esta mujer no era virgen… sabía perfectamente lo que era tener sexo con un hombre. Me comía la polla con ansias, se la metía hasta la garganta. Sus enormes tetas de monja gordita me ponían cachondo, y cuando la penetré fue una experiencia religiosa.

29617 veces visto

Categorias: gordas

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS