quien paga tiene derecho a elegir

Así es, quién paga tiene derecho a elegir y nuestro amigo ha elegido a una puta con sorpresa de las buenas, de las caras, una de esas putas que te dejan como Dios y con las que no te duele lo más mínimo rascarte el bolsillo. Si solo la hubiérais visto de cintura para arriba y cabalgando de espaldas sobre la polla de su cliente, ni os hubiérais enterado de que este bomboncito es una de las famosas y tan solicitadas Ladyboys, pero como se suele decir “nadie es perfecto”, ¿verdad?.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS