No hagas ruido hermanita, que nos van a oir

Fue a ver a su hermana dormida, estaba demasiado caliente. Al verla allí tumbada no se pudo resistir, comenzó a tocarla. Cuando vio que se iba a despertar le tapó la boca, sus padres dormían en la habitación de al lado. Cada vez que el chico la tocaba ella se estremecía, estaba experimentando cosas que no conocía. Le tocaba el clítoris y ella se retorcía, cuando le comió el coño la chica ya no sabía si eso estaba bien o mal, ya que era demasiado el placer que sentía.
Pero lo mejor de todo fue el momento de la penetración. Justo en el momento en que entró la polla de su hermano dentro de ella la chica no podía ocultar su expresión de estar gozando. Para ella era una mezcla entre placer y morbo, por un lado estaba follando con un chico (algo que había hecho pocas veces) y por otro lado era su propio hermano. Tanto gemía que el chico tuvo que taparle la boca con su propia ropa interior para evitar que hiciera demasiado ruido.
Cuando su hermano se corrió sobre ella la chica gritaba con cada golpe de su semen sobre su vientre. Ser tan puta no se puede fingir, eso es real.

75990 veces visto

Categorias: incesto

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS