ni una sola palabra a mi hija

Menudo susto se dio este jovencito cuando cerró la puerta de la nevera y se dio de morros con su suegra, la señora llevaba meses detrás de él su polla y estaba claro que aquel día iba a ser suya si o si. En un principio la intención de su suegra era pajearlo y comerle la polla porque su hija aquel día estaba en casa y no era cuestión de crear malos rollos entre los novios, pero luego se lo pensó mejor, madre e hija tenían mucha complicidad y compartir polla no era al fin y al cabo una mala idea.

159563 veces visto

Categorias: incesto

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS