montar en limusina tiene su precio

Por supuesto que pueden haber excepciones, pero seamos realistas chicas; ¿vosotras os creéis que un desconocido joven y guapo os va a invitar a subir a su limusina tan solo para daros un paseo y ahí se termina el asunto?… No seamos ingenuos a estas alturas porque esas invitaciones tan caras siempre tienen su letra pequeña y muy posiblemente también hayan daños colaterales, ¿cuáles?, pues por ejemplo terminar en el asiento trasero con los tacones mirando hacia el techo y el culo totalmente partido chorreando leche. Otra cosa es que estéis deseando que os pase algo parecido y entonces no tengo nada que decir, lo que hagáis con vuestros agujeros es cosa vuetra y me alegro por vosotras, ¡¡¡a gozar!!! :D.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS