infidelidad en su barrio con el tendero

Suerte ha tenido esta golfa de que no entrara ninguna vecina a comprar a esas horas porque hay cada vieja cotorra perfectamente capaz de acabar con su matrimonio. La rubia en cuestión es una mujer casada y con hijos pero se le metió en la cabeza follarse al tendero de una tienda de alimentación de su barrio, él sabía que tenía oportunidades y fue el que tuvo que dar el paso. Un día que la guarra entró receptiva le agarró la cabeza y le metio toda la polla en su boca, luego con la tienda abierta y sin que nada les perturbara, pegan un folladón de los que todos soñamos pero por desgracia casi nunca lo vivimos en nuestras carnes…

247292 veces visto

Categorias: amateur

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS