Hijo, no te corras dentro

Su madre estaba preocupada de que el hijo no pudiera controlarse, y al final pasó justo eso. Después de tener una relación sexual incestuosa entre la madre y el hijo, el chico estaba imparable. Su juicio estaba ausente, solo pensaba en seguir mentiéndola hasta acabar corriéndose. Su madre al verlo con ese ímpetu lo sospechaba, por eso se lo advirtió varias veces: hijo, no debes correrte dentro. Pero el chico no hizo ni puto caso y al final le echó dentro de su maduro coño hasta la última gota de su semen. La madre lo sintió dentro, caliente y húmedo. Agarró con sus manos la cara de su hijo pero al verlo tan agotado no quiso decirle nada.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS