Gorda cachonda le come la polla a su hermano dormido

Seguro que luego se arrepintió de lo que había hecho. Esta joven gordita empezó a masturbarse en su habitación. Era uno de esos días en los que una chica se siente muy caliente, hasta el punto de que no podía parar de tocarse y meterse su dildo. Estaba muy mojada, necesitaba una polla. Pero sus amigos no querían tener sexo con ella porque dicen que está muy gorda y que su culo es demasiado grande. Por eso se le ocurrió una idea depravada más propia de una ninfómana que de una chica normal: follar con su hermano de 18 años.

Se acercó sigilosamente a su habitación y ahí estaba su hermanito totalmente dormido. Sin demorarse mucho ya que su coño chorreaba le sacó la polla y empezó a chuparla. Que bien sabía esa polla, y que pronto se puso dura. Mientras pensaba como podría hacerlo para que la penetrara sin despertarse ocurrió que el chico se despertó. A diferencia de otros muchachos que han sucumbido al incesto este joven se despertó bastante enfadado, estaba claro que no quería follar con ella.

Tras un rato insistiendo la zorrita tuvo que desistir, pero sin embargo siguió masturbándose en su habitación hasta correrse.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS