engaña a su mujer con su hermana

Tras mucho tiempo negando la evidéncia, no se ha podido resistir a la ingenuidad de su cuñada, esa carita de no haber roto un plato cada día le ponía la polla más dura. El caso es que se fué a vivir con ellos después del divorcio y una tarde mientras su mujer trabajaba la pilló en la cocina jugando con un peluche y……zas¡¡¡, a comerle el coñito y follársela sin compasión. Se acabó lo de ser un buen chico.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS