domesticando el gordo clitoris de mi señora

Uso la palabra “domesticar” porque a ésta caliente esposa su marido le ha atado una cuerda al clítoris como si fuera el potro desbocado al que domestican con buen hacer pero con una necesaria firmeza. En puritanas hemos visto clítoris como pollas de grandes, pero en su justa medida son igual o más valorados que un plato de caviar. Hay que ver la reacción que puede crear en nosotros un simple trocito de carne porque a mi me ha puesto burrísimo.

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS