a esto se le llama morder la almohada

Ser un muerde almohadas o un soplanucas se suele emplear más en el argot homosexual referido al activo o al pasivo, pero lo de morder la almohada no es exclusivo de los gays ni mucho menos y esta estudiante de 18 años ya no solo es que dejó sus dientes marcados en ella, sino que un poco más y se come el colchón. Lo primero que voy a decir es que bajo ningún concepto os subáis en el coche de un desconocido chicas, hay mucho tarado suelto y nunca se sabe que reacciones pueden tener, pero si os ofrecen dinero a cambio de sexo y vosotras aceptáis por vuestra cuenta y riesgo, os pueden echar tal polvo que os dejen el coño para el arrastre…

VÍDEOS PORNO RELACIONADOS