Disfruta de videos gratis, peliculas porno, fotos porno y mucho sexo gratis

Panel de Control

» Chicas Conectadas

» Gente conectada ahora

Ver todo el listado...

» Videos Destacados

» Fotos Destacadas

una chica pija venida a menos
Visitas: 17274 Votos: 25

la secretaria de tus fantasias
Visitas: 14651 Votos: 14

linda chinita para disfrutar
Visitas: 63985 Votos: 50

» Relatos Eróticos

mañana de deporte y zorreo

Al calor del juego empece a sudar un poco y a calentarme, de calor no de exitacion, un poco. Ento... 


desconocidos mientras hacian el amor

Él gimió, haciendo que su cálido aliento chocara contra su ahora húme... 


el elegido para mi primera vez

Lo jalé dentro del departamento y me acorraló a una pared. Su boca me devoraba mien... 


despedida a medias

- Bueno. Ahora tengo que recibir mi premio. Cogeme como vos sabés hacerlo. Estoy recalient... 


mis dias de fan aficionada

Sin darme tiempo a reaccionar, introdujo una mano bajo mi falda y entre mis bragas, mientras mord... 


» Inicio » Relatos Eroticos » infidelidades » infidelidad con su cuñada en el lago

infidelidad con su cuñada en el lago

por krista el 18-10-2010

Sandra Marles, la negra, mi novia, alta, cuerpo trabajado, senos 36C, delgada y apetecible; E. Marles, mi cuñada, un monumento de mujer como su hermana.
E. Marles, es una mujer que deja a todos los hombres boquiabiertos, ella despierta los deseos más libidinosos, busto 36D, un culo bellamente redondo, perfecto, piernas largas y esbeltas, una cara de sexo que invitan a fornicar, cabello negro azabache hasta la mitad de su plana espalda… es una mujer de impacto… solo de recordarla me excito de nuevo. Desde hace algún tiempo, mis deseos sexuales corren alrededor de ella, tanto que he llegado a pensar en ella cuando estoy haciéndole el amor a Sandra, haciendo que me desespere y la bombeé salvajemente.

Todo comenzó un fin de semana que nos fuimos al lago Clima, ivamos Mauricio y E. Marles, Sandra y yo, alquilamos una cabaña con dos habitaciones, en un lugar con piscina y discoteca.

Despues de instalarnos nos fuimos a la piscina.

Estábamos en la piscina Sandra y yo, cuando veo a E. Marles acercarse, … uuuuhhh que mujerrrrr, su bikini solo tapaba lo necesario y Mauricio miraba alrededor orgulloso de su trofeo. A mí me tocó tirarme al agua para no dejar en evidencia lo que se venía despertando en mi entrepierna.
Tanguita colaless entre su hermoso culo, que se la tragaba como hilo en un pastel, sus senos estallaban, sus pezones erguidos se notaban en la tela azul de su vestido.

Estaba metido en la piscina con Sandra, E. Marles y Mauricio mientras jugábamos y nos echábamos agua.
Cada vezque podia y con suavidad y disimulo, tocaba y rozaba la piel de mi cuñada y ella me daba miradas fijas a mis ojos pero haciendose la desentendida a veces.

Mi pene fuera de mi pantaloneta, mi glande, rojo y sensible, solamente podía ponérselo a Sandra en su culo y ella asombrada y deseosa me preguntaba que porque lo tenía así… por ti mi amorrrr por quien más… Mi calentura era gigante, tanto que saqué mi tranca y se la puse entre el culo, ella trataba de decirme que no porque estabamos en un lugar publico pero a mí no me importaba, además creía que no se notaría.

Fui abriendo camino por la tanga de Sandra hasta empezar a rozar su concha, ella no podía ya hablar y a veces se entrecortaba su voz, sacando como excusa el frío del agua. E. Marles me miraba con picardia y de vez en cuando hundía su cabeza en el agua para mojarse el cabello,pero en realidad nos estaba espiando…… Jugamos otro rato y mi cuñada se aburrió saliéndose de la piscina no sin antes mostrar su voluptuoso culo moviéndose al salir por las escaleras. Yo estaba atónito, deseoso, temblando de placer.

Empezamos a tomar cerveza y poco a poco, cerveza tras cerveza, picadas y comidas, entre miradas y tocadas llegó la tarde y sorpresivamente Mauricio recibio una llamada a su mobil que lo hizo cambiar su expresion de alegria por una de inquietud y seriedad, nos conto que lo habian llamado de la empresa donde trabajaba por un problema de produccion que requeria su presencia de inmediato; el hablo con E. Marles y ella algo disgustada le dijo que ella no pensaba arruinar su fin de semana asi que ella se quedaba con nosotros. Mauricio tomo su auto e inicio viaje no sin antes recomendarme que le cuidara a su novia, yo le dije, tranquilo que estamos en familia, seguimos en la piscina tomandonos unas copas y organizamos un BBQ.
Bailamos y hablábamos mientras lo hacíamos, nos reíamos y cada vez mi brazo la apretaba más y más hacia mi cuerpo. Mi piel se erizaba, sus pezones también, mi respiración se agitaba y mi pene empezaba a coger su forma habitual, obvio, no podía dejar tan olvidada a Sandra, pero mis pensamientos estaban enfocados en E. Marles. Sentir los pezones duros, sus senos gigantes contra mi pecho, su movimiento sensual de caderas rozando su pareo a mi pene me excitaba de forma sin igual.
La noche avanzaba y el licor empezó mostrar sus efectos, Sandra estaba volqueteada y decidimos llevarla a la cabaña, acostamos a Sandra en nuestra habitacion pero E. Marles y yo todavia teniamos mucha cuerda……

E. Marles desnudo a Sandra, la cubrio con la sabana y me dijo cuñis ahi te la dejo lista………

Verifique que estuviera dormida profundamente y le propuse a E. Marles que regresaramos a la discoteca donde se oia una musica deliciosa, ella ni corta ni perezosa acepto de una, solo me dijo que se iva a poner algo mas comodo y quede estupefacto cuando vi lo que vi…..traia shorts y camisetica suelta sin nada debajo… , me dijo heeee ya es tarde, aquí nadie me conoce y ademas tu eres mi cuñado y le dijiste a mauro que me ibas a cuidar asi que todos tranquilos…..

Bailamos hasta las 3 A.M, sin ninguna inhibicion y con todo el deseo, meti mano por donde quise. Regresamos a la cabaña y E. Marles se fue a su habitacion, pero al rato nos encontramos en la sala y E. Marles me dijo:
-“que te pasa, ¿no puedes dormir?”,
*“no, no tengo sueño ¿y tú?”,
-“yo tampoco, ¿hablamos un rato?”,
*“dale”, “pero muy suave porque podemos despertar a Sandri”,

Para nada era lo que habría querido pero bueno. Empezamos a hablar, a contarnos más sobre nuestras vidas, novios y novias, gustos, el trabajo, etc.
E. Marles me dijo que le hiciera campito en el sofa para que habláramos mejor y más suave..nos acomodamos e inmediatamente nos entrepiernamos, seguimos hablando y llegamos al tema del sexo, mi verga no podía mas, ella contándome de lo que le gustaba y lo que le gustaría, yo contándole lo que sueño y como me gustan, bla, bla, bla. Ahhh que delicia hablar de eso con E. Marles, cada vez parecía que estábamos más cerca pero ninguno lanzaba una buena carnada para medir las ganas, o la resistencia del otro.
Al rato ya nos quedábamos callados por unos minutos, solo viéndonos lo poco que la tenue luz nos permitia, sintiéndonos la piel, la respiración, adormecidos por el cansancio y el alcohol, pero enfurecidos por el deseo, E. Marles dijo que ya tenía sueño y que se queria ir a dormir, se fue a su cama y yo le dije, te acompaño hasta que me de sueño se giró dandome la espalda, mi pene pudo sentir, por primera vez, la redondez de su culo. El roce era tan tenue, tan suave, casi imperceptible, pero eso bastaba para mantenerlo palpitante, mi respiración se agitaba y se sentía cada vez más fuerte y quería que ella lo notara poniendo mi nariz lo más cerca posible de su oreja, mientras le respiraba en su oído, mi pene trataba de abarcar la mayor área de su trasero, yo sentía como se estremecía sin mostrarlo mucho.
Empece a a rozar su oreja con mis labios, mi respiración ya por mi boca, se hacía sentir más, ya no era respiración sino jadeos suaves y cálidos… ella sonreía. Era tan excitante que en esa pose, yo podría haber tenido un orgasmo, suavemente, puse mi mano sobre sus caderas, haciendo círculos con mis dedos, E. Marles volteo su cara hacia la mía, mis labios bajaron por su mejilla en busca de su boca, besitos, círculos, respiración y excitación, sentimientos y miedos, nuestros labios se unieron.
Un beso tan apasionado, tan caliente, lleno de lujuria y de malos pensamientos. No más círculos en sus caderas, mis manos directo a sus senos, Hhuuummmmmm, la redondez y gigantismo de sus senos, sus pezones erectos como piedras, sus caderas con movimientos adelante y atrás, nuestros labios chupándose y lamiéndose, lenguetazos en el cuello, gemidos callados por mordiscos, manos inquietas apretando, amasando.
E. Marles se volteó quedando ante mí una mirada brillante, unos labios bañados en humedad, unos pezones que invitaban a ser mordidos… Seguimos besándonos, probándonos, pero éramos interrumpidos por ruidos en el exterior, Aaahh. Mis manos no se despegaban de su cuerpo, sus senos, su culo era como el de ninguna, estaba desesperado por ponerla encima mío. Nuestras bocas eran lagunas.

Seguimos en el manoseo, ella entretenida con mi tranca y yo con su trasero, sus senos y su húmeda y caliente concha. SSiiiiiiii, aahhhiiiiiiii, sigue, me decía E. Marles cuando movía mis dedos en su concha… aahhhhh, uuummmm, rriiicccooooooo, me susurraba guiando mi cabeza a sus senos, me masturbaba genialmente, desde la base hasta la punta, me besaba el cuello, me quitó la camisa y bajó por mi pecho hasta mi verga. Lo miraba y me miraba mientras lo movía y se mordía un labio. Empezó a darle besos suaves, mi pene palpitaba, nos alumbraba la penumbra, su lengua jugaba con mi glande haciéndome estremecer.
Su boca caliente fue guante vivo de mi verga hinchada, llena de erotismo y deseo. Slluupppp, ssshhllll, aaahhhhhh, deliciosa me decía la condenada, mi cuñada. Yo solo podía mover su cabeza al vaiven del ritmo que yo quería, ahhhhhh, uuummmmmmmm, para, para, paraaaaaaa. E. Marles paró y se recostó a mi lado de nuevo, le quité su camisetica para erizarme con sus pechos, con sus pezones grandes y aureola mediana. Uuummmm la deseaba tantoooooo, mi cabeza se perdía entre sus senos, ella los apretaba para hacerme ahogar entre ellos, aaahhhhh que deliciaaaa me decía, miralos como son de grandesssssssssssss.
Mi lengua bajaba por su pecho, su vientre, su ombligo, por donde pasaba mi lengua, quedaba rastro de un río de delicia… su olor a hembra en celo, ese olor a sexo, a erotismo, a mujer experta con un súbdito a sus órdenes, me embriagaba. Besé su concha por encima de sus shorts, húmedos de sus fluidos, transparentados por su aroma. Un Ahh, muy corto salió de su boca. Yo paré para decirle con mi mirada callate o despertaremos a Sandra. Bajé con sorna sus shorts mientras besaba sus piernas. Tenía contracciones, Aaahh, su concha depilada perfecta, húmeda, labios gordos y lisos, cierre perfecto.
E. Marles se masajeaba sus senos y apretaba sus pezones con los ojos cerrados y su lengua mojándose sus labios, bajé por sus piernas, pantorrillas y muslos, besando, lamiendo y mordiendo su parte más sensible, llegue a su concha, mordía sus labios vaginales, sus muslos , mis manos en sus senos, mi lengua en el inicio de su concha … . Sus líquidos brotaban en finas gotas hasta la cama, ella se estremecía y temblaba con cada mordisco que le proporcionaba, aahhhhh, metemeloooohhhh, dale, ¿siii? Por faaaaaa… ummm, me gustaba verla y oírla así, en ese momento, la punta de mi lengua tocó, sutilmente, su clítoris, haciéndola saltar, Aaaahhhhhhhhhh, nnnoooooo. Mi pene estaba a punto de estallar pero no más que mi mente. Otro toque en su pepita de placer y otro salto. Daaaalllleee, nnno parresss, mi boca se hundió en su vulva como nunca lo había hecho, ella se arqueaba y seguía con sus pezones, mi lengua fuera de mi boca con otro movimiento, y mis dedos empezaron a entrar…tres movimientos un solo placer…. Su concha tiraba chorros que me inundaban mi boca, mi mano estaba totalmente mojada y su clítoris estaba tan hinchado como un dedito. Me encantaaaaaaaaaa, meeetemellaaaaaaaaaa, decía E. Marles, me arrodillé frente a ella, entre sus piernas y con mi excitada verga, le tocaba y frotaba su clítoris… Noo seasss mallloooo, metelllaaaa y sus piernas me atraparon. Verla desde esa posición era muy placentero, me acosté sobre ella, y se lo metí suave, lentamente, para sentirnos uno; su vagina… Hirviendooooooo, la penetre completamente y ella gimió ahhhhhh, ssiiii esto es dellliiiciiiooososooooo, empecé un movimiento de penetración constante, luego cambiamos… ella arriba. La mujer que has deseado desde hace mucho tiempo, con unos senos gigantes y redondos, una figura de infarto, con cara de deseo, encima de ti, cogiendo la verga grande y gorda para dirigirla a su entrada más preciada… uuummmmmm que delicia.
Empezó a cabalgarme y frotaba su clítoris en mi piel… mmeee vasss a hacerrr veniiirrrr decía… no importaaaa dallleeee que quierrroo sssentir cooommmoo meee mojjaassss… ella con eso me apretaba mi pecho y hacía caras de loca… aahhhh, sssiiiii, meme vengooooo, ah, aa, haa, haaaa, aaahh, y que chorro. Yo la giré, todavía sobre mí, para ver su tremendo culo de frente y la hice que se recostara en mí.
En esta pose, mientras seguía temblando y estremeciéndose de placer, yo podía coger sus senos, mientras me movía desde abajo… mi pene podía tocar su punto G con cada embestida. Empecé a moverme, fugaz, le dije que se masturbara mientras le daba por esa concha tan buenaaaa. E. Marles se moría del placer y yo tambien.
E. Marles se daba dedo, se tocaba su clítoris, yo le bombeaba para venirme, le amasaba sus senos y le susurraba al oído… aaahhhh, mmmmeeeee vennngoooo, ella al oír esto cerró más sus piernas y agilizó su labor manual.. aahhh, dddaaalllleeeeeee, yyyaaaaaaaa, seguí concentrado para no hacer ruido y cuando me iba a venir, saqué mi verga brillante para venirme encima de ella…. Aaahhhhhh, sssssiiiii, aaa, aaa, aaa, a, a, a, mi semen cayó en su vientre y parte en sus senos, los limpio con su propia lengua…

Ya te dejo dormida en tu cama como se lo prometi a mauro.

Me fui a mi habitacion donde Sandra me esperaba desnuda y lista…………………….yo completamente ordeñado y muerto de sueño y cansancio pero completamente satisfecho de haberle ado tranca a E. Marles, me acoste y me dormi inmediatamente. Me desperte como a las 9 de la mañana, Sandra estaba desnuda en la cocineta haciendonos desayuno, me dice ve y despierta a mi hermana, entre a su habitacion, le quite la sabana, le meti dos dedos en su concha y la llame, vamos a desayunar, Sandra nos esta esperando en la mesa, me dice esperate me visto y salgo, le dije tranquila, Sandra esta desnuda, somos adultos y tu eres mi cuñada asi que vamos. Desayunamos todos desnudos y lo que paso despues lo cuento en otra sesion………..
  • Visitas 49903
  • ¡VOTA!

Tags:    relatos eroticos   infidelidades   cuñadas   sexo familiar   vacaciones  


COMENTARIOS

Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.

Excita2  |  06-08-2012
Q relato mas cahcondo, me a excitado mucho me dio ganas de una hembra para hacerle mi mismo. quien se apunta??!

JORESFRA7  |  23-10-2010
que relato tan bacanoooooooooo

lionizesantos  |  21-10-2010
huyyyyyyyyy q vacano papi eres todo un semental


Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.


Buscar en Puritanas








registro

2001 - 2013 © www.puritanas.com | Diseño, imagenes y logotipo protegidos © | Solo mayores de edad. puritanas es una marca registrada y se perseguirá a todo aquel que haga uso de ella