Disfruta de videos gratis, peliculas porno, fotos porno y mucho sexo gratis

Panel de Control

» Chicas Conectadas

» Gente conectada ahora

Ver todo el listado...

» Videos Destacados

» Fotos Destacadas

la motorista maciza
Visitas: 18873 Votos: 6

una bella durmiente tatuada
Visitas: 16906 Votos: 29

esta chica se equivoca de estacion
Visitas: 15859 Votos: 18

» Relatos Eróticos

desconocidos mientras hacian el amor

Él gimió, haciendo que su cálido aliento chocara contra su ahora húme... 


mi madre me vuelve loco

No es normal que a mi edad, siendo un hombre casado y con familia haya despertado tal morbo y pas... 


mis problemas de celos con zeus

Corrí hacia mi cuarto quedando tendida boca abajo con las piernas entreabiertas pensando e... 


la mamona de la oficina

Bajó del escritorio me sentó en su silla y se metió debajo del escritorio, e... 


las aventuras sexuales de mi cuñada

¿Ya hemos terminado? Pregunto ella, “No, queda la traca final” contestaron, y ... 


» Inicio » Relatos Eroticos » confesiones » mi madre me vuelve loco

mi madre me vuelve loco

por krista el 10-05-2010

No es normal que a mi edad, siendo un hombre casado y con familia haya despertado tal morbo y pasión en mi, una mujer a la que he conocido toda mi vida. Si, una mujer, impensable de nombre Nancy y que… es mi madre. Nancy, mi madre, si, ella y no mi esposa, es ahora la persona que llena mi vida. Contare la historia que me sucedió.

Como dije, soy un hombre casado, con 26 años a cuestas, padre de dos hermosas niñas, de cinco y tres años respectivamente. Mi mujer se llama Laura, es de estatura mediana, sus ojos color café claro y su esbelta figura me enloquecieron desde el momento en que la conocí. Nuestra relación era abierta, es decir sin compromiso matrimonial durante nuestro noviazgo hasta que llegaron nuestras nenas por lo que nos vimos en la necesidad de casarnos. Antes de la llegada de nuestras nenas vivíamos en el departamento de mi madre, pues la situación económica que atravesábamos en ese momento no era la ideal para tener nuestro propio departamento. El dormitorio que utilizábamos Laura y yo estaba junto al dormitorio de mi madre Nancy, el mismo que se adosaba al baño del departamento.

Así, a veces, esperábamos por turnos para ingresar al baño y poder asearnos. Generalmente la primera en utilizar era mi madre Nancy ya que por su trabajo tenia que salir pronto. Mama es una importante ejecutiva en una empresa de la ciudad. Esperando los turnos fue que en su apuro mi madre salía presurosa, recién bañadita, mostrando casi todo tu escultural cuerpo voluptuoso, a pesar de su madurez. Yo esperaba impacientemente por verla salir de la ducha cubierta solamente por una ligera toalla que cubría apenas sus dos enormes senos que dejaba imaginar sus pezones hermosos que pujaban por salir. La toalla dejaba contemplar también gran parte de sus macizos muslos. Era una imagen tan espectacular de la cual era difícil de olvidar en el trayecto del día.

Era el detonante perfecto para mí, me encendía a mas no poder, verla salir a su trabajo con sus faldas ceñidas y sus sandalias de tacón dejando al aire libre sus preciosas piernas blancas a veces enfundadas en medias de licra y sus blusas algo escotadas. Llegaba a una excitación total que no hacia nada más que regresar al dormitorio y empezar a follar en forma salvaje a mi esposa Laura imaginando a toda esa gente que se agasajaría viéndola en el trayecto, en su trabajo, en sus reuniones. Terminábamos extenuados de nuestra sesión de sexo matutina.

Por lo general mi madre llega tarde al departamento debido a las responsabilidades de su trabajo.

En una ocasión mi madre llamó al departamento para comunicarme que se haría tarde aquella noche y que no la esperáramos a cenar. Decidimos entonces Laura y yo cenar fuera. Cenamos algo ligero y muy rico. Decidimos luego ir a una discoteca para matar la noche. Bebimos, bailamos y nos cogió la noche. Llagamos al departamento y vimos que mi madre aun no llegaba. Como estábamos algo ebrios decidimos tomar una copa más a lo cual se fue sumando otra y otra y otra. Ebrios y con la libertad que teníamos en el departamento comenzamos a besarnos y a desnudarnos. Debido a que estábamos algo sudados por el baile en la disco decidimos bañarnos. Laura entro primero y al salir con la toalla que utilizaba mi madre me hizo recordarla. La imagen de mi madre se apodero en ese instante de mi mente y de mi cuerpo. La lleve a la cama y le desnude muy despacio, completamente. En mis sueños más íntimos imaginaba que era a mi madre a quien desnudaba. Recorría sus bellos muslos con caricias, gemía mientras avanzaba a su sexo con mi lengua, el placer que sentía la hacia desfallecer, bese sus labios, lamía su clítoris mientras mis manos se apoderaban de sus ricas y turgentes tetas. Sus suspiros eran tan calientes que sin mas me dijo penétrame ya papito, penétrame que ya estoy ardiendo por ti. Me subí sobre Laura hasta que nuestros sexos estuvieron en contacto directo. Su mano agarro mi verga que estaba como un fierro candente y lo introdujo por entre su matita de vellos pubianos. Empezamos a sincronizar nuestros movimientos de mete y saca. Sus piernas me aprisionaban la cintura mientras yo mordía sus orejitas. Sentir su aroma de mujer me enloquecía, mamaba y chupaba de sus ricas tetas. Coloque sus piernas en mis hombros y le agarraba de los cachetes de su culito y la alzaba con fuerza para que mi verga la penetre por completo. Estuvimos así un par de minutos gozando hasta que decidimos cambiar de posición. Laura se coloco de costado y yo tras ella. Alce su pierna y la penetre desde atrás. Esta posición le encantaba. Pero al hacer el cambio de posición me pareció observar por entre las sombras de la puerta una silueta, debía ser con seguridad la silueta de mi madre que ya había llegado; excitados mi esposa y yo, por efectos del alcohol olvidamos cerrar completamente la puerta de nuestro dormitorio. Supuse que mi madre observaba en silencio cómo mi verga perforaba el sexo de Laura y no hizo mas que quedarse completamente parada mirándonos, ese pensamiento hizo que yo tratara de exhibirme con mi esposa para darle una visión espectacular de cómo me la culeaba. Un leve movimiento al fondo me hizo saber que ella era una espectadora, saber que mi madre nos estaba observando provoco en mí la excitación total, se la metí con tal vehemencia a mi esposa que no pude evitar llegar al orgasmo. Expulse varios chorros de mi semen sobre la espada de Laura.

Descansados de tan afanosa sesión de sexo Laura se quedo dormida por lo exhausta y bebida que estaba. Salí del dormitorio con el fin de ducharme para refrescarme y al ir al baño observe hacia su habitación. Como pude observe dentro de la habitación y vi como mi madre se había subido su falda hasta su abdomen mientras su mano hurgaba entre sus medias de seda y su tanga y su otra mano posaba y recorría por sobre sus grandes y hermosos senos. Gemía muy despacio como si tuviese miedo de que la escuchásemos y sus movimientos contorsionados lograron que me excitara al verla. Después de mirar a mi madre de esa manera entre a la ducha con la verga que estaba nuevamente erguida como un hasta de bandera. Me acaricie nuevamente la verga dura mientras sentía el chorro de agua caliente sobre mi cuerpo y pensando en las imágenes que mi madre me había regalado sin darse cuenta en ese instante o si se dio cuenta no lo se.

A la mañana siguiente me parecía que mama estaba más hermosa que nunca, su vestimenta era algo mas atrevida, parecía una bella jovencita que se alistaba para ir a una cita con su enamorado. Al momento de salir me dijo algo seria, “hijo, necesito hablar contigo de algo muy importante. Te espero en la oficina” y salió no sin antes darme un beso como de costumbre en la mejilla. No sabia que pensar.

En su oficina mi madre me recibió con una sonrisa y me hizo sentar al lado suyo, en el sofá donde me había estado esperando, a esa hora de la tardo ya no había mucha gente. Entrecruzo sus bellas piernas y mire que estaba con un portaligas y medias de seda color negro que contrastaba con la blancura de su piel. Se había sacado su saco tipo ejecutivo por el calor que hacia y su blusa negra dejaba contemplar su sostén que era del mismo color y que cubría unos majestuosos senos apretados en su tan ajustado y pequeño brazier. Todo este cuadro provoco en mi la erección inmediata de mi miembro que lo sentía muy duro y muy caliente. Antes de hablar madre me puedo ir al baño? Le pregunte. Ve hijo ve. Al regresar y después de haber colocado mi verga en posición adecuada con el fin de que no se notase mi erección me senté al lado suyo. Mi madre recogió sus piernas quedando un poco abiertas. Sé que no lo hizo a propósito pero me estaba enloqueciendo su forma de actuar al mostrarme por casualidad su dimita tanga.

-Mira hijo, me es difícil platicarte de esto pero te lo diré, somos adultos y creo que podemos ser directos. Anoche al regresar a casa estaba dispuesta a entrar en el departamento e irme a dormir inmediatamente, el cansancio del trabajo y la pequeña reunión de agasajo que tuvimos me obligaba a ello. Pero, al entrar al departamento vi las botellas de cerveza y de licor que tu y tu esposa habían estado tomando y esto me desespero y estaba con todas las ganas de irte a reclamar por tu actitud, pues sabes tu muy bien que a mi no me gusta que se beba en el departamento haciendo desorden y dejando todo por los suelos. Pero al irme acercando a tu recamara oí los gemidos de Laura y me acerque en forma muy despacio, entonces sus gemidos los pude escuchar muy claramente. La puerta estaba entreabierta y pude observar como tu y ella, creo que no es necesario decirlo, es obvio,… penetrabas a tu esposa-. Mi madre estaba jugando con sus manos, pues al hacerme dicha confesión pensé que se había puesto incomoda por el momento. Se sentía nerviosa. -Perdóname madre por mi actitud. No volverá a suceder de nuevo-. –No hijo, no me disgusta que tengas sexo con ella, al contrario, déjame decirte que me me da gusto que te compenetres con tu esposa y, por casualidad, vi que lo estaban disfrutando tanto. ¿Me creerás que estoy loca no? Es por ese motivo que querías que vinieras para aclararte que sean más discretos y también a pedirte disculpas por haberlos visto, no se si les interrumpí o si Laura se incomodo.

-Mama, gracias por ser directa y sincera, tu sabes que te respeto y te quiero mucho y me encanto que me hayas estado mirando; es decir, que hayas presenciado que Laura y yo estamos bien. Y yo tengo confianza en ti, pues te diré que sentí tus leves pasos cuando te acercabas a la puerta y no me incomodo por tratarse de ti, y me tome la libertas de continuar con mi intimidad con Laura, y te pido perdón por eso-. –No hay cuidado hijo, y que bueno que aclaremos estas cosas-. –Si madre, y ya que estamos en confianza, cuando terminamos, Laura se durmió muy cansada y yo salí al baño, y sin querer me pareció oír de tu habitación unos breves gemidos que emitías en ese instante y me sentí un poco mal por que tu estas sola y no quisiera hacerte sentir mal-. –Oh hijo, esto sé esta poniendo embarazoso, y estoy avergonzada, no se sientan mal Uds. por mi soledad, y… sin me contagie algo de vuestro placer y había bebido también un poco, tal vez por eso me oíste, quizás estuve entre sueños…-. -Te puedo confesar algo madre?-. -Dímelo hijo-. -Te lo voy a decir madre y espero que no te enojes por lo que voy a decir-. -Pues dímelo hijo y no te preocupes que no me enfadare-. –A veces cuando que tengo sexo con Laura me imagino que tu estas por la sala, por la cocina o en tu habitación y que nos puedes oir, y de pensar que me oyes, no se por que pero, me acelero más y siento más y más placer… como si fuera un niño en una aventura que hace a escondidas de mama-. –Jajaja, que curioso, así eras siempre de niño, y veo que no has cambiando-. –Madre, tú eres una mujer muy joven, entera, guapa, y atractiva, basta recordar las imágenes de verte salir del baño cuando te duchas, y tu forma de vestir muy elegante y me imagino que debes tener muchos hombres que te pretendan, no hago mas que pensar en ti al respecto-. -Ay amor, no sabia que te preocuparas de esa manera por mí, perdóname por haberte estado hmm no sé la palabra correcta, algo como provocando. Si hijo, pues ya sabes desde que me divorcie de tu padre no ha habido ningún otro hombre mas en mi vida y al verte a ti cariñoso con tu esposa me hiciste sentir nuevamente una mujer viva, joven y con necesidades y la forma de vestir he cambiando desde que viniste a vivir a casa para hacerte quedar bien.

-Oh madre, eres tan dulce-. Mis manos bajaron despacio por entre sus caderas tratando de abrazarnos cariñosamente. Pero al sentir la tibieza de su piel me hizo estremecer, ambos nos estremecimos extrañamente. Al momento mi madre se dio cuenta de aquello y se sonrojo, pero nos estrechamos muy fuertemente, yo la tenia fuerte de su cintura y ella me rodeaba con sus brazos y la sentía algo temblorosa: hijo puedo preguntarte algo?-. -Por supuesto madre, todo lo que tú quieras-. –Dime que se te viene a la mente en este instante…-. –Mmm… tu ternura y lo rico que es sentirte en un abrazo… Y a ti madre?-. –Me da vergüenza, pero se me viene a la mente la imagen de ti anoche jijiji…-. –Que, acaso me viste todo?-. –Pues si, digamos que casi todo-. –Todo, todo, todo mama?.- -Si, todo, todo, todo o casi todo hijo jijiji…-. Y en un momento de confusión y sin meditarlo, le tome de la mano y la puse sobre mi bulto. –Me viste esto también madre?-. –GLUP!, Hernán… que es eso… esta duro como una pelota… que te sucede hijo… esto no lo vi bien-. –Si madre, esta como una pelota por reventar de inflada, si no la viste bien… quisieras verla?-. –Hernán, que dices hijo, no seas tan… tan… atrevido… uao, esta por reventarse, deberías aligerarte un poco el pantalón amor…-. –Si, me ajusta mucho el pantalón, tano que siento que casi me lastima, no te ofendas por esto mama, yo no controlo las respuestas de mi organismo-. –Déjame ayudarte, yo te abriré al pantalón para que no dejes de abrazarme, me permites que te la saque un momento tu mmm… tu, tu v_e_r_g_a hijo?-. Antes de responderle su mano se había apoderado de mi verga sacándolo de su encierro, muy despacio, era una sensación extraordinaria, la suavidad, su tibieza, su calidez atrapando mi endurecida verga. –Lista, ya la libere, la tienes muy grande hijo, ahora comprendo como la debe de disfrutar así de rico tu esposa-. De pronto yo me puse de pie, y mi miembro quedo cerca del rostro de mi madre, luego ella también se levanto y nos paramos juntos frente a frente, entonces así como estaba ella me abrazo y nuestros cuerpos se juntaron, yo sentía el calor de su cuerpo, yo empecé a darle besitos por el rostro, por su oído y ella me acariciaba el cabello, poco a poco nuestras bocas se encontraron y el beso fue primero muy tierno, luego se iba transformando en algo mas prolongado intercambiando nuestras salivas y nuestras lenguas. Mis manos acariciaron sus caderas, su espalda, su cintura, y subía poco a poco, mientras ella hacia lo mismo conmigo, hasta que sentí su mano tomarme de la verga dulcemente, y en ese instante le agarre de esos turgentes y bellos senos con mucho cariño; empecé a desabrochar su blusa suavemente como para no romper el encanto hasta que se abrió su blusa y vi sus enormes pechos. Besaba sus orejitas, besaba su calido cuello. Mis manos bajaron y acariciaron sobre su falda su hermoso culo del que ella era la poseedora. Toda la sensación de su cuerpo en mis manos era indescriptible, definitivamente mama era una hermosa mujer, una hermosa hembra a la cual le dije a su oído, madre no sabes como te deseo en este instante-. A lo que ella me respondió: -Hijo, perdón hijo, se que no debo ni debí permitir esto y yo soy culpable, pero anoche deseaba que entraras en ese instante a mi habitación para que me hagas tuya, para que me penetres al igual que lo hiciste con Laura. Yo también quiero sentirme asi atendida querida, deseada como ahora me haces sentir, se que me arrepentire de esto pero no me importa nada en este momento. Al igual que tu me siento yo hijo y te pido por favor, hazme tuya mi amor.
  • Visitas 78116
  • ¡VOTA!

Tags:    relatos eroticos   incestos   confesiones   madres   sexo familiar  


COMENTARIOS

Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.

tekita2000  |  15-05-2010
ke rico y hermosa cogida se dieron, me excita leerles. tuve ke masturbarme para calmarme


Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.


Buscar en Puritanas








registro

2001 - 2013 © www.puritanas.com | Diseño, imagenes y logotipo protegidos © | Solo mayores de edad. puritanas es una marca registrada y se perseguirá a todo aquel que haga uso de ella