Disfruta de videos gratis, peliculas porno, fotos porno y mucho sexo gratis

Panel de Control

» Chicas Conectadas

» Gente conectada ahora

Ver todo el listado...

» Videos Destacados

» Fotos Destacadas

unas buenas tetas hay que enseñarlas
Visitas: 10838 Votos: 6

coño de lujo en rojo y oro
Visitas: 18390 Votos: 4

prima, ¿nos depilamos los coños?
Visitas: 22580 Votos: 17

» Relatos Eróticos

infidelidad entre el sueño y la realidad

No pudo resistir la tentación. Cuando giró la cabeza en dirección al interio... 


esclava por subir en autobus

Cuando terminó me llevó otra vez abajo, me recostó en un colchón y at... 


un regalo para la boda

El que estaba delante, me besaba en la boca metiendo su lengua, y con su mano masajeaba los labio... 


el romance que surgio en el hipermercado

Me corrí en su interior, explotando para desembocar en un sensacional ... 


vivencias de juventud

Después de haber leído infinidad de relatos en las diferentes páginas de la ... 


» Inicio » Relatos Eroticos » amor filial » trio con mi novio y mi padre

trio con mi novio y mi padre

por krista el 17-03-2010

La relación con mi padre por aquellos días no era muy buena. Pocas veces nos decíamos algo más que hola y adiós, aunque a veces él pretendía ser cariñoso conmigo y me daba besos, me abrazaba apretándome contra él y me daba cachetes en el culo. Cuando lo hacía yo sólo podía sentir más asco por él, así que intentaba evitarlo siempre que podía.
Mi padre era una persona muy abierta respecto a su sexualidad conmigo, así que me mantenía al corriente de sus relaciones en la cama con mi madre, que eran más bien escasas. Por eso sabía que tenía problemas de erección, no podía empalmarse y había tomado viagra para poder follarse a mi madre alguna vez, aunque con poco éxito. En parte sentía pena por él, y en parte sólo me repugnaba.
Aquella tarde yo estaba sola en casa así que había invitado a Ernesto con la intención de estar tranquilos a solas y poder hablar de fantasías, tocarnos y divertirnos un poco. Llevaba unos días con muchas ganas de follar, y aquel día por fin podría desahogarme un poco.
En cuanto Ernesto entró por la puerta nos comenzamos a quitar la ropa para no perder ni un segundo, queríamos mirarnos y sentir nuestros cuerpos excitados. Nos dirigimos a mi habitación y sentados en la cama comenzamos a acariciarnos suavemente. Él rozaba mis pezones con la yema de sus dedos y me besaba el cuello haciendo que se me endurecieran y me recorriera un escalofrío por todo el cuerpo. Mientras, yo acariciaba su espalda y sus hombros con una mano y con la otra le acariciaba el pene, al principio pequeño y juguetón y cada vez más duro y grande. Noté que estaba muy excitado, su respiración cada vez se escuchaba más fuerte,  y que tenía los huevos muy cargados de semen. Mi vagina también estaba cada vez más abierta, no podíamos parar de enrollarnos y su saliva en mi cuerpo me excitaba tanto que ya notaba cómo el flujo salía por ella abundantemente.
Sentir su pene tan firme en mi mano hizo que me entraran ganas de metérmelo en la boca, así que se tumbó y comencé a pasar mi lengua por él de arriba abajo y a chuparle los huevos mientras le masturbaba. Después me metí el glande en la boca, jugando con él con mi lengua y saboreando el líquido que de él salía. Ernesto, siéndose ya ansioso y excitado me agarró la cabeza metiéndome todo el falo dentro de la boca y comencé a meterlo y sacarlo entero, cada vez más rápido, y moviendo mi lengua alrededor de su glande, guiándome sólo por sus gemidos y cada vez más animada al oírle decir – Qué gusto…!
De repente dejé de escucharle y subí la vista para ver qué le pasaba. Estaba mirando fijamente a la puerta con cara de susto y vergüenza, y me temí lo peor. Efectivamente, allí estaba mi padre, de pie, mirándonos. Crucé una mirada con él y pude notar que no estaba enfadado, más bien excitado. Aún no sé bien por qué pero, sin pararme a pensar, seguí chupando el pene de Ernesto.
Aquella situación me excitaba, y se lo hice notar a él, que lo entendió e hizo como si mi padre no estuviera, disfrutando de la mamada que le estaba haciendo, convirtiéndolo en un juego un poco sórdido. Mi padre siguió plantado en la puerta, observándonos detenidamente así que le dije a Ernesto – ¿Y si se lo hacemos pasar bien un rato?- Él dijo que sí con la mirada e invitamos a mi padre a entrar.
Al principio pareció dudar, pero luego accedió y comenzó a quitarse la ropa mirando cómo yo disfrutaba succionando un pene. Comenzó a masturbarse mientras nosotros cambiábamos de postura para que Ernesto pudiera chuparme la vagina que yo tenía muy mojada y con ganas de entrar en acción. Tumbada boca arriba como estaba entonces podía ver el pene de mi padre completamente erguido, sorprendentemente grande y firme. El hecho de excitarle aun teniendo en cuenta sus problemas sexuales hacía que me sintiera más guarra y sucia, lo que me ponía muy cachonda.
Alargando mi mano conseguí rozarle la punta y cada vez él se acercaba más y más hasta que al final pude agarrarlo por completo y atraerlo hacia mi boca. En un primer momento cerré los ojos para centrarme en el placer que estaba sintiendo por abajo y no pensar que estaba chupándole la polla a mi padre, pero pronto me sentí más relajada y comencé a disfrutar de la mamada así que abrí los ojos y lo vi con la mirada perdida, con cara de estar sintiendo un placer más allá de lo conocido y respirando fuertemente. Mientras, Ernesto había parado de juguetear con mi clítoris, me estaba metiendo 3 dedos y se la meneaba rápidamente, sorprendido y excitado como yo por la situación.
Mi vagina pedía a gritos que un pene la penetrara, así q sin parar de meneársela a mi padre me puse  a 4 patas para que Ernesto me lo metiera. Agarrándome por las nalgas y abriéndome el culo comenzó a rozar con el glande mi ano y mi vagina lo que provocó que ésta se abriera, y con un movimiento rápido empujó su polla hasta el fondo provocándome tanto placer que me entraron ganas de correrme.
Como quería aguantar el orgasmo un poco más le dije q fuera más despacio, y así podía notar con todo detalle como su miembro salía y entraba, rozándome los labios de la vagina y mezclándose su líquido con el mío. Cogió entonces mi dildo, e impregnándolo de lubricante, lo introdujo poco a poco en mi ano, produciéndome cosquillas al principio, hasta que entró entero y comenzó a moverlo al mismo ritmo que su pene. Yo imaginaba que era otra polla y la sensación de estar siendo doblemente penetrada era muy placentera y excitante, todo mi cuerpo temblaba de placer, y tenía que hacer un gran esfuerzo para no irme.
Introduje entonces el pene de mi padre en mi boca de nuevo y noté todo su calor y su sabor. Comencé a chuparlo y a succionarlo, de arriba abajo. Lo metía y sacaba rápidamente para luego ir más despacio, jugueteando con su glande y sus huevos e intentando introducir el falo entero en mi boca, aunque era tan grande que no me cabía.
Sentía ya el sabor del líquido que salía de su gran polla cuando de repente Ernesto comenzó a follarme muy rápido, había dejado el dildo y me estaba tocando el clítoris, y sin poder contenerme más, tuve un orgasmo explosivo y mi cuerpo se estremeció de placer.
Mi padre se sorprendió al ver cómo me corría y gemía de gusto, riendo y pidiendo más. No quería que aquello parara. Entonces Ernesto le dijo – ¿Quieres meterle el pene?, yo necesito parar un poco, no quiero correrme aún – Y yo, tumbada en la cama y tocándome para poder seguir disfrutando, dije entusiasmada – Sí papá, vamos. ¡Fóllame! – Boca arriba como estaba, coloqué mi trasero al borde de la cama, por debajo de su polla, él la meneó un poco y se inclinó, apoyándose en la cama. Pude notar entonces su respiración fuerte y rápida y el olor de su cuerpo viejo y sudado. Se quedó por un momento observando mis tetas pero, aunque parecía tener ganas de chuparlas, avergonzado, no se atrevió. Cogió su falo y tanteando un poco, me lo introdujo muy lentamente, haciéndome sentir cómo el placer fluía por mi vagina.
Ernesto, que estaba de rodillas junto a mi cabeza, se tocaba despacio el pene para no correrse y lo acercaba a mi boca para que pudiera lamerlo y saborearlo con mi lengua. Escuchaba a los dos gemir de placer y sentía como sus pollas estaban ya tan duras que parecía que fueran a vaciarse de un momento a otro. De vez en cuando Ernesto me decía – Eres una guarrilla eh… -  Aquello me ponía muy cachonda y ya iba notando cómo otro orgasmo se aproximaba, el placer se iba haciendo de nuevo cada vez más intenso.
La velocidad a la que mi padre me introducía su pene iba aumentando poco a poco, jadeaba como un perro y en ocasiones se escuchaba – No, no… – Se sentía culpable por lo que estaba haciendo, pero no podía parar. Yo tampoco quería que parara, aquella situación prohibida me provocaba un placer aún más intenso. En un impulso, agarré la polla de Ernesto fuertemente y la introduje en mi boca, comenzando a mamarla y moverla rápidamente.
Fue entonces cuando mi padre, sin poder contener por más tiempo la eyaculación, comenzó a temblar y su respiración se cortó.
Sentí como mi vagina se inundaba de su semen al explotar su polla de placer, chorreando el fluido por mis muslos, saliendo e introduciéndose de nuevo al moverse el pene hacia adentro y afuera. Aquella sensación hizo que me corriera, aún con mayor intensidad que la vez anterior, sintiendo espasmos de placer por todo el cuerpo. Sin darme cuenta había comenzado a succionar el glande de Ernesto con más fuerza que antes y él no pudo tampoco aguantarlo más. Un enorme chorro de semen llenó mi boca, cayéndome por  la barbilla y el cuello, mientras él gritaba – O sí, dios, que gusto, Victoria no pares -, y yo no podía parar de tener un orgasmo tras otro.
Le chupe el pene hasta que trague todo el semen mientras me masturbaba y no paraba de correrme, enseguida se lo limpie bien y le lamí los huevos, y pase a mi padre que yacía al lado, tenía el pene aun duro lleno de semen y flujo con un hilito de semen que le colgaba, me puso muy cachonda ver su semen, se lo chupe muy bien, primero rápido para cogerlo todo y después despacio para saborearlo, no paraba de lamerle el glande, el falo, le masturbaba, me sentía muy cochina chupándole el pene y me excitaba muchísimo, fui cada vez más despacio a la vez que le bajaba la erección chupando y chupando hasta que le deje la polla bien limpita.

  • Visitas 65546
  • ¡VOTA!

Tags:    trios   relatos eroticos   amor filial   folladas   sexo en grupo  


COMENTARIOS

Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.

samixx  |  15-03-2011
a la proxima invitame.... q io tambn te dare todo mi semesn.....!!!!!!!

sargent  |  02-11-2010
super relato cuando quieras lo puedes repetir conmigo

sabino83  |  08-06-2010
muy buen relato si kieres yo te hecho una manita jiji


Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.


Buscar en Puritanas








registro

2001 - 2014 © www.puritanas.com | Diseño, imagenes y logotipo protegidos © | Solo mayores de edad. puritanas es una marca registrada y se perseguirá a todo aquel que haga uso de ella