Disfruta de videos gratis, peliculas porno, fotos porno y mucho sexo gratis

Panel de Control

» Chicas Conectadas

» Gente conectada ahora

Ver todo el listado...

» Videos Destacados

» Fotos Destacadas

chica tatuada chorreando aceite
Visitas: 8540 Votos: 11

de todos sus encantos, este es el mejor
Visitas: 9719 Votos: 22

pillada mirandose al espejo
Visitas: 10277 Votos: 8

» Relatos Eróticos

vacaciones de verano

A Silvia le gustaba vestir muy provocativamente. Llevaba una Camiseta de licra ajustada y debido ... 


fresas con sabor amargo

En el momento, no pensé que lo hiciera, pero sí lo hizo. Me tomo de la cintura, dem... 


una paja para mi ciberamiga

Mi pene no tardó en crecer, en parte por la masturbación, en parte por la excitaci&... 


bukkake entre jugadores y animadoras

Miguel no paraba de dejar caer semen sobre ella y algunos chicos quisieron eyacular de nuevo sobr... 


fantasia homosexual

Hacía un tiempo que estaba fantaseando con tener relaciones homosexuales, y no me animaba,... 


» Inicio » Relatos Eroticos » confesiones » el trabajo es placer

el trabajo es placer

por fati el 06-07-2008

Hola a todos quienes lean este relato que me atrevo a publicar por primera vez. Mi nombre es Juanita pero me dicen Ana o Anita. Tengo 22, soy delgada, rubia de cabello corto, blanca, 1.72, busto normal, piernas fuertes porque hago ejercicio seguido... y la verdad me gusta mucho pasarme la bien con el tema del sexo. La historia que les contare sucedió hace muy poco y pasó con mi actual jefe de sección. Yo trabajo como diseñadora gráfica en una empresa de software y diseño interactivo en una ciudad capital americana. Aunque todavía estudio me logre colar y laborar en esta compañía de lo mejor en este país. Bueno llevo aquí como 3 meses y tengo un jefe bastante malgeniado y patán. Es un hombre maduro de 35 a 38 años. Alto fuerte y de aspecto normal, aunque agresivo sobre todo la mirada).

Desde que empecé a trabajar el jefe ( que diremos Daniel) me puso el ojo para sacarme, pues dice que los estudiantes y recién egresados no sabemos nada de nada, así que me tocó bastante duro los primeros días con la presión de él. A mis otros compañeros (todos hombres) les agradó sobremanera mi compañía. Todos hicieron casi una fila durante las primeras semanas para coquetearme y tratar de que ocurriera algo de movimiento conmigo, pero yo nada de nada. Me adapté rápido y puse a trabajar muy fuerte de día y de noche para que el jefe no molestara más. Cada día uno de mis compañeros de sección y de otras me entraba a coquetear, todos me molestaban y no quería nada con nadie, el único que me hacía sudar un poco, y no sólo era por la presión sino por que era el único que me ignoraba desde el plano sexual, era Daniel. El jefe. A pesar de ser un hombre maduro y todo, me gustaba cómo se veía de fuerte y ese ceño fruncido me agradaba muchísimo.

Comencé a vestirme un poco provocativa para ver cómo le hacía para que el jefe se fijara en mí. No sirvió de nada más que para calentar a mis compañeros que no dudaron en hacerme ofertas indecentes para salir. Una noche en la que trabajé horas extras diseñando un logo para una empresa importante Daniel salió de su oficina y pasó a un lado de mi cubículo. Me vio atareada y se acercó a ofrecerme su ayuda. En la sala de diseño sólo estábamos él y yo pues todo el personal había salido desde hacía una o dos horas atrás.

-¿Cómo va eso Ana? -Bien, bien, creo que lo termino en un rato -¿Segura? porque veo que falta bastante. -Pues yo lo termino hoy así me quede toda la noche acá jefe.

Él se sonrió por primera vez conmigo. Así que aproveché la oportunidad y le devolví la sonrisa un tanto coqueta.

-¿Por qué no me muestras algo para ver si me inspiras?

Le dije y él puso cara de sorpresa. Al tiempo bajé la mirada hacía mis piernas que se veían libres pues llevaba una mini azul turquesa y blusa azul de tiras y botas altas negras. Él me miro con algo de calentura y lanzó su brazo sobre mí. Yo alcancé a cerrar los ojos para sentir su brazo fuerte sobre mí, pero no, el tipo tomó el mouse y me empezó a mostrar ejemplos sobre el trabajo. Yo me desilusioné y seguí en el trabajo, escuchando atenta las instrucciones de él. El jefe de seguridad del edificio pasó haciendo ronda y nos vio. Preguntó sobre la hora en que dejaríamos de trabajar y Daniel le dijo que yo me quedaba un rato más. El de seguridad nos dijo que estábamos los tres solos en el edificios pues el turno de impresión no trabajaba esa noche. Seguimos trabajando y un rato después me dijo que se iba ya, que estaba tarde. Acepté. Él salió y yo seguí en el trabajo.

De pronto, tiempo después, sentí unas manos que me tocaban la espalda haciéndome un masaje. Me asusté y gire. Era Daniel.

-Hola ¡qué susto me has dado! -Me regresé porque creo que necesitas más ayuda ¿o no? -Sí creo que sí... -¿Un masaje? -Ok

Entonces empezó a tocar mi espalda y mis hombros haciendo que me relajara sobre el asiento. Sus manos eran muy buenas. Me concentré en el placer del dolor por la tensión de mis músculos. Luego sentí que una de las manos bajaba y rozaba mis senos sobre la blusa. Abrí los ojos pero seguí quieta. Ahora me tocaba a fondo y yo estaba en shock. Pues aunque esperaba algo de Daniel nunca creí que fuera en ese momento.

-¿Hace cuánto no te dan un buen masaje? -Hace bastante jefe... -Creo que te llegó la hora de hacerte uno completo -¿En serio?

Al decir esto bajó su cabeza y me dio un beso súper húmedo, al tiempo que bajaba mucho más su mano y la metía por mi falda, tocándome los muslos y llegando hasta mi interior. Yo le hice la tarea más fácil girando la silla y quedando frente a él. Daniel se arrodilló frente a mí, levantó un poco mi falda, hizo a un lado mis interiores y comenzó a chupar y lamer mi genital. Yo no paraba de gemir y suspirar. Rápidamente tuve un orgasmo enorme. Le tomaba la cabeza y la apretaba fuerte sobre mi órgano. Él sólo paraba para darme una mirada y seguir paladeando su lengua en mi clítoris. Comencé a tener otro orgasmo más fuerte que el anterior y lo hice a gritos. Daniel era excelente con la lengua. Tras ese orgasmo caí sobre la silla dichosa, entonces él se puso de pie frente a mí.

-¿Te gustó? -Ajá (contesté como tonta) -Baja mi cremallera y saca mi verga. (me dijo un tanto vulgar)

De inmediato lo hice. Su cambio de ser un hombre caballeroso a ser uno vulgar me excitó demasiado. Bajé el cierre y sin quitarle el pantalón saqué un pene enorme, era largo, un poco grueso. Lo tenía en mis manos.

-Métetelo a la boca putica...

Como si estuviera sonámbula o algo así obedecí. Abrí la boca y empecé a comerme su aparato. Él lo disfrutaba al máximo. Hizo que bajara de la silla y quedara de rodillas. Seguía chupando esa verga grande y hermosa, repleta de venas que palpitaban en mi boca.

-Eso es putica, muy bien, muy bien...

Mientras se la chupaba Daniel se quitó el saco y la camisa. De un momento a otro me tomaba de la cabeza y me daba empujones dentro de mi boca con su pene, como si me follara así.

-Detente un momento putica. Quítame el pantalón.

Lo hice de inmediato. Quedó desnudo. Me levantó y sacó mi blusa bajó mis interiores y la falda la arremangó sobre mi cintura, me dejó con las botas. Me tomó del cabello, jalándolo, y me puso de rodillas nuevamente para que siguiera chupándolo.

-Sigue con tu trabajo oral puta...

Continué mamándole la verga por un rato más. Me sentía muy bien así. Me encantaba su pene. Llevábamos más de media hora así, cuando él mismo sacó de mi boca su aparato. Me hizo levantar y me llevó hasta la sala de espera frente a su oficina.

-Ven que te voy a follar como se lo merece una puta como tú.

Me acostó boca arriba sobre el sofá de la sala de espera abrió mis piernas que tomó con sus manos y puso su vergota en mi entrada. Yo la tomé y la fui metiendo de a poco. Me quejaba y a él eso le gustaba. De improviso avanzó y la metió toda. Hasta el fondo. Grité. Se acomodó y empezó a meter y sacar su pene dentro de mí. Lo hacía a una velocidad enorme y con una fuerza gigante.

-Te gusta así ¿no puta? ¿te gusta?... perra...

Yo no paraba de gemir y de agarrarme de sus brazos fuertes. Sus embates eran tremendos. Unió mis piernas para apretar así su verga en mí. Y con una sola mano las tomaba y con la otra se apoyaba del espaldar del sofá. Me la metía y sacaba como una maquina sexual. Luego la sacó repleta de líquidos míos, pues ya había tenido un orgasmo durante la faena.

-Ponte en cuatro perra que me gusta penetrarlas así, a las putas como tú... Lo hice. Él me dio una palmada en las nalgas. Metió uno de sus dedos en mi coñito, lo sacó e intentó meterlo en mi trasero. Yo se lo impedí y él me abofeteó en la cara.

-¡Quédate quieta perra, que voy a hacer lo que yo quiera!

Me quedé helada y quieta. Insistió metiendo uno de sus dedos en mi trasero. Nunca lo había hecho por ahí. Su dedo me molestaba sobremanera y cuando ya lo tenía dentro comenzó a meter otro en mi coñito el movimiento de ambos me fue excitando cada vez más. Fui moviendo mis caderas al ritmo de sus dedos. Entonces los sacó de su interior y se acomodó para penetrarme. Primero de forma normal por mi coño. La metió toda de una y comenzó a penetrarme fuerte. Yo tenía la cabeza enterrada en el espaldar del sofá. Sus embates me apretaban contra él.

Me tomaba de la cintura y me atraía hacía su verga que salía y entraba como un taladro. Sus huevos golpeaban mis nalgas y estaba a punto de un nuevo orgasmo. Se detuvo.

-Ahora vas a saber lo que es coquetear conmigo perra.

Puso su pene en mi entrada posterior y empezó a avanzar. Me dolía muchísimo. Él se veía experto en estos menesteres y esperó a que me relajara. Cuando el glande estaba dentro, comenzó nuevamente a empujar hasta tenerlo todo dentro. Allí mismo me tomó del cabello y me alzó la cara, al tiempo que me penetraba sin compasión. Se apoyaba de mi cadera y de mi cabello como si cabalgara a una yegua. Yo estaba en otro mundo sintiendo de todo: dolor, placer, lujuria, éxtasis, etc.

Me metía su pene con todo poder. Sentí que estaba por acabar pues se apoyó sobre mi cadera y su ritmo se aceleró. Dio varios embates más y sentí cómo inundaba mi traserito. Fue enorme la cantidad de esperma que salía de él. Sacó su miembro y lo limpió con mis nalgas y con mi falda enrollada a la cintura. Se sentó a mi lado y me besó.

-¿Te gustó, perrita? -Sí, sí me gustó jefe...

Él me sonrió y me invitó a que le limpiara la verga. Lo miré y me fui encima de su hermoso pene a lamerlo hasta dejarlo limpio. Mientras lo hacía sentí a alguien detrás mío. Gire y se trataba del jefe de seguridad que miraba la escena con una cara de vicio increíble.

-¿Qué tal la vista José? Preguntó Daniel -Excelente...

Respondió el hombre mientras me miraba. Yo estaba congelada sentada desnuda a un lado de Daniel que me sobaba el cuello y se sonreía con José.

-Bien rica esta puta ¿cierto? -Pues yo la vi muy bien puestecita don Daniel... -Ya sabe que de noche esta empresa es suya con todo lo que tiene dentro...

Al decir esto miré a Daniel y éste me sonrió. José se acercó hasta mí al tiempo que se bajaba el pantalón, sacando un pene gruesísimo y empalmado a más no poder, pues había visto todo desde el inicio. Lo tomó en sus manos y me lo ofreció para que lo chupase. Daniel me presionó del cuello y no hice más que abrir la boca e intentar tragarme el paquete del vigilante.

Su verga era más pequeña que la del jefe pero mucho más gruesa. Comencé a lamerlo y darle pequeñas mordidas.

-Eso sí, mamita, así. Mírame a los ojos mientras lo chupas... me gusta ver la cara de putas cuando lo maman...

Me decía el tipo mientras tocaba mis senos y se iba quitando la ropa. Daniel se sentó frente a nosotros a disfrutar de la escena.

El vigilante era un hombre de unos 45, bajito, pero acuerpado, blanco y calvo. Me detenía en la mamada para quitarse su ropa, hasta quedar completamente desnudo. Seguí mamándolo hasta que él me detuvo, se sentó en el sofá y me invito a sentarme sobre su verga gruesa. Así lo hice, sentí esa verga abriéndome un poco mi conchita pues el tamaño del grosor era inédito en mi cueva de sexo.

Cuando pude ensartarlo todo él mismo me daba el ritmo para que subiera y bajara. Mientras me chupaba y tocaba los senos. La fricción con esa nueva verga hizo que me excitara mucho y que intentara llegar a un nuevo orgasmo. Aceleré el bajar y subir. Sentía cada vez más esa verga dentro. Abracé al vigilante y comencé a hablar:

-Sí, sí, qué verga hermosa, me gusta sentirla dentro, dentro... sí, sí...- y me corrí de una forma inusual. Gritando fuertísimo. Arañando al vigilante de tal forma que violentamente me levantó y me puso acostada sobre el sofá. Entonces comenzó a meter y sacar su pene con violencia. Yo le pedía más y más. Parecía que estaba incómodo en el sofá, así que sin sacarme su pene de dentro me puso en el suelo y allí montó mis piernas con las botas sobre sus hombros y me penetró con furia. Luego se apoyó de mis senos y me daba con total violencia. Yo estaba en otro mundo mientras me penetraba. Daniel se acercó y me ofreció su verga para que se la chupase mientras tanto. La tomé y la mamé mientras era follada.

El vigilante sacó su pene. Me puso en cuatro y volvió a meterla fuerte. Yo seguía chupando a Daniel entonces sentí el ritmo a punto de acabar del vigilante decidí ayudarle moviendo mis caderas, también Daniel parecía acabar. Ambos se vinieron al tiempo. Daniel bañándome la cara y la boca y el vigilante bañándome la espalda. Ambos se pusieron frente a mí y los limpié a fondo.

Después de esto se vistieron. El vigilante siguió en su guardia y Daniel me llevó a su oficina.

-Mira Ana, esto que pasó aquí es entre nosotros. Pueda ser que no te agrade lo que pasó, pero pasó. Así que ojalá y no lo estés divulgando por ahí. Tú estás grabada en vídeo y todos sabemos que tú querías esto desde hace un tiempo. Ya te enteraste porque no hay mujeres en esta sección. No aguantan las horas extras. ¿me entiendes?.

Yo me quedé mirándolo con rabia y algo de morbo ante lo sucedido y ante su confesión. No contesté nada y fui al baño a lavarme y cambiarme. Desde dentro escuché cuando Daniel salió.

Ya vestida, con la falda hecha un desastre, fui hasta mi cubículo, apagué el computador y salí. Al llegar a la puerta el vigilante no paraba de mirarme lleno de lujuria.

-¿Te gustó lo de arriba?

No le contesté nada e intenté salir.

-¿Te gustó o no? -Sí, sí me gustó pero no quiero hablar de eso... -Pues nadie quiere que hables -No lo voy a hacer. Simplemente pasó y ya. -Eso es así nos gusta a nosotros... -¿Lo hacen seguido? -Sólo cuando toca... y con una mamacita así en la oficina toca...

Intenté salir de nuevo, pero el hombre me jaló del brazo y me arrastró hasta la silla de su despacho, me sentó allí. Sacó su verga y me la puso en los labios.

-Entonces no hables y termina de chupar que todavía estoy lleno...

Lo miré y abrí al boca y comencé a comerme esa verga gruesa. Le miraba a los ojos tal como a él le gustaba. Salivaba muchísimo para que se resbalara suave en mi paladar. Bajé su pantalón y me apoyaba de sus caderas para ir y venir con más soltura. No paraba de insultarme y gemir. Lo pajeé mientras chupaba sus huevos y volvía a lamer y chupar su verga. Me detuve y sin dejar de mirarlo le dije:

-¿Quieres meterlo de nuevo?

Él dijo sí con un gesto. Me levanté y me apoyé en la pared ofreciéndole mis agujeros de espaldas. Tomé su verga y la apunté a mi coño. Él entró con facilidad. Yo estaba mojadísima. Me tomó de las cadera y comenzó a embestir fuerte. Me estaba partiendo. Me apretaba los senos y seguía metiéndolo. Me encantaba el grosor de esa verga. Yo estaba por reventar en un nuevo orgasmo cuando él lo sacó y me jaló del cabello para que me arrodillara. Lo hice y me obligó a abrir la boca y recibir su descarga en la boca. Abrí la boca y la recibí con agrado. La tragué toda. Luego lo limpié y salí de allí.

No volví a trabajar tres días. Luego aparecí, di mi carta de disculpas por no haber ido a trabajar. Daniel me trataba normalmente igual el vigilante. Ya sabía yo que no podía volver a tomar horas extras de noche, a no ser que quisiera pasarme la de fiesta. Así ha sido hasta ahora. Cuando deseo hacer horas extras ya saben lo que pasa.

Creo que voy a dejar el empleo. Igual estoy por graduarme y seguro encontrare otro mejor...

¿Qué creen ustedes?
  • Visitas 21720
  • ¡VOTA!

Tags:    relatos   follada   jefe   guarda de seguridad   oficina  


COMENTARIOS

Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.

anonimo  |  25-09-2008
tu relato me ha puesto a 1000...me he masturbado cuatro veces seguidas...se ve que lo has disfrutado, ya que repetistes con el jefe de seguridad..debes de ser una chica muy caliente y viciosa mmmmmmmmm


Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.


Buscar en Puritanas








registro

2001 - 2014 © www.puritanas.com | Diseño, imagenes y logotipo protegidos © | Solo mayores de edad. puritanas es una marca registrada y se perseguirá a todo aquel que haga uso de ella