Disfruta de videos gratis, peliculas porno, fotos porno y mucho sexo gratis

Panel de Control

» Chicas Conectadas

» Gente conectada ahora

    Ver todo el listado...

    » Videos Destacados

    » Fotos Destacadas

    un ultimo encuentro antes de romper
    Visitas: 62697 Votos: 27

    gozando en la bañera
    Visitas: 29472 Votos: 15

    una rubia de escandalo
    Visitas: 22830 Votos: 34

    » Relatos Eróticos

    un adicto al sexo en la intimidad

    Hola a todos los lectores, esta es la primera vez que escribo algo de cara a la galería y ... 


    las aventuras de un gay promiscuo

    Y sin darle tiempo a que replicara me acerqué a su polla y comencé a lamérse... 


    monto una sorpresa pero fue ella la sorprendida

    Carmencita jamás en su vida había hecho algo así, y las sensaciones eran tan... 


    infiel en mis primeras vacaciones en soledad

    Poco a poco nuestros dedos fueron jugueteando, la verdad es que me encontraba muy a gusto y sobre... 


    clases de internet con un gitano maduro

    \"Vete a duchar, no querrás que meta mi polla en un coño de paya sucio\" me dijo, s... 


    » Inicio » Relatos Eroticos » confesiones » polvo con mi vecino

    polvo con mi vecino

    por krista el 05-07-2008

    Me casé hace casi un año. Vivo con Diego, mi marido, en un condominio del D.F. Ha sido una persona muy buena conmigo. Como la gran mayoría de las mujeres, no llegué virgen a mi matrimonio pero a él no le importó. Antes de él tuve una vida sexual un tanto disipada: tuve relaciones sexuales con tres de los cuatro novios anteriores a Diego. Durante nuestro noviazgo deseé y procuré tener relaciones también con él, pero nunca quiso. Decía que quería dejar los mejores momentos para cuando nos casáramos. Duramos 2 años de novios y no sé como, pero pude conformarme con los ligeros arrumacos que de vez en vez llegábamos a tener. Una vez casados, ha procurado satisfacerme en todo, incluyendo el aspecto sexual. Sin embrago, quizá por su falta de experiencia y sus continuos viajes de trabajo, que a menudo llegan a durar 2 o 3 semanas, últimamente había sentido una gran insatisfacción, hasta que me apareció Paco, un vecino divorciado que vive justo frente a nuestro departamento.

    Paco siempre había sido un vecino gentil y agradable, pero de unas semanas para atrás, mi mente había fantaseado con la posibilidad de conocerle más, en un terreno íntimo. Desde luego que mi condición de mujer casada y además adoradora de su marido me lo impedían. No obstante, hace varias semanas, regresando del súper, tuvo la amabilidad de ofrecerse a ayudarme con las bolsas. Obviamente le invité a pasar a mi casa y sentí la necesidad de ofrecerle un café, el cual aceptó sonriente.

    Al darme cuenta que tenía en mis manos la posibilidad de gozar una aventura, no pude evitar excitarme al máximo. Mientras preparaba su café en la cocina, mi conciencia sostenía una feroz batalla con mi deseo carnal. Mientras analizaba pros y contras, mi excitación crecía. Sin aún haber tomado una decisión, regresé a la sala y, tras servirle su taza de café, tomé asiento junto a él. Platicamos de los temas obligados: clima, inseguridad, crisis económica, etc., para después pasar a temas más agradables. Me platicó que su divorcio, realizado hace año y medio, había sido un duro golpe para él, sincerándose tanto para confesarme que desde aquel entonces no había estado íntimamente con una mujer.

    Su comentario tuvo dos efectos en mí: por un lado sentí lástima de él; por el otro, mi excitación creció imaginándomelo descargando sus 18 meses de contención dentro de mí. Supongo que él percibió en mí un profundo nivel de excitación, pues instantes después, simplemente se me acercó y comenzó a acariciarme sensualmente en la rodilla mientras platicábamos. Sin escandalizarme, lejos de apartarme de él, abrí discretamente mis piernas como invitándole a acercarse a mi entrepierna, lo cual hizo deliciosamente metiendo su mano por debajo de mi falda.

    En aquel momento ya no me importó la infidelidad, sólo pensaba en Paco y su mano acariciándome. Comenzó a besarme al tiempo que con su mano me frotaba por encima de las pantaletas. Cerré mis ojos y asumí una actitud pasiva deseosa de disfrutar al máximo aquel masaje que duró varios minutos, pero posteriormente mi compañero cesó de acariciarme. Ansiosa, busqué su entrepierna deseosa de motivarlo a reanudar sus caricias. Desde luego, no tuve problemas para encontrar esa protuberancia entre sus muslos, la cual, tras frotarla varias veces, cual lámpara de Aladino, hizo realidad mi deseo de sentir el movimiento de su mano sobre mi entrepierna.

    Disfruté plenamente sus favores manuales sin dejar de acariciar aquella carnosidad viril con el doble propósito de agradecer su atención y motivarle a seguírmela brindando. Tras algunos minutos de sabroso agasajo, se decidió a despojarme de mis empapadas pantaletas y, con enorme ansiedad reflejada en su rostro, liberó su hinchado miembro de entre sus ropas, separó mis muslos con impaciencia y penetró a mi ser con incontenible ímpetu. Aferrándose a mi cuerpo como si en ello le fuera la vida, arremetió sobre mi entrepierna una y otra vez hasta llevarme a límites de placer no sentidos por mí desde hacía varios años, para finalmente derramar dentro lo que parecían "litros" de contenida pasión, dejando sobre mi sofá una imborrable evidencia de mi infidelidad.

    Tras varios minutos de relajación en silencio, no pude evitar la aparición de la resaca moral: había sido infiel a mi marido, al cual creía amar profundamente, y había tenido relaciones sexuales irresponsablemente sin protección alguna. Al mismo tiempo, sin embargo, sentía un enorme deseo de que esa fuera la primera de una larga lista de aventuras con Paco.

    Finalmente, separamos nuestros cuerpos mientras sus ojos y los míos intercambiaban una mirada de mutuo agradecimiento. Tras recíprocas sonrisas, me avoqué a tratar de limpiar en lo posible el embadurnado mueble mientras mi compañero se abrochaba el pantalón. Plenamente satisfecha, pero aún deseosa de sexo, le invité a quedarse esa noche conmigo, aprovechando la ausencia de mi marido. El aceptó gustoso.

    Desde ese día, Paco y yo hemos disfrutado de nuestra sexualidad cada vez que hemos tenido oportunidad, a veces en su casa, a veces en la mía. Son ya dos meses desde que empezamos. Por suerte, mi marido no ha sabido nada del asunto y hasta el momento no le he fallado cuando me ha requerido en la cama. No obstante, los vecinos ya empiezan a murmurar y mi temor es que le vayan con el chisme. He analizado las cosas y estoy convencida de querer a los dos. Después de todo, Paco me provee placer y Diego todo lo demás. Quisiera tener a los dos y no sé que vaya a pasar. Por lo pronto, me desahogo contando mis aventuras aquí. Mis deseos de placer y felicidad para quienes me hayan hecho el favor de leerme.
    • Visitas 70314
    • ¡VOTA!

    Tags:    sexo   vecino   infiel   follada   porno  


    COMENTARIOS

    Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.

    juanoloco  |  03-08-2009
    te comprendo,he pasadp por algo similar y uno busca en su vecino lo que la falta en casa,, yo lo he encontrado,, se feliz y cuidate ..

    angy23  |  15-04-2009
    que rico es tener a un vecino asy mmm

    Zonia38  |  25-03-2009
    Krista difrútalo y en realidad para coronarla debes convenser a Diego de un trio y casualmente que aparezca Paco... tu sabes hacerl;o y de paso vas tener la mejor porción... se que no te vas a arrepentir... es lo mas...

    anonimo  |  01-12-2008
    no elijas nada...asi estas bien..lo malo es k kiza no se cuidaron y ya los vecinos empezaron ha hablar...kiza devas dejar de ver a paco un tiempo para k se calmen las cosas....de cualkier modo eso iba a pasar con paco y sin paco pues t dejan mucho sola y una mujer jk desde antes de casarse le gusta cojer asi....mmmmmmm

    anonimo  |  18-10-2008
    PUES QUE TE DIGO LA VERDAD NO QUIERES A NINGUNO DE LOS DOS ERES UNA FUFURUFA DE MILLONES QUE ANDAN POR EL MUNDO.

    anonimo  |  05-10-2008
    pues convidalo y haz un trio, convense a tu esposo

    anonimo  |  06-09-2008
    chica k kieres k te iga elige entre tu esposo y ademas tu a tu esposo nole quieres si le quisieras le serias fiel sois toas unas putas que lueo ecuias de nostros no podemos vivir ni con vosotras ni in vosotras


    Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.


    Buscar en Puritanas








    registro

    2001 - 2013 © www.puritanas.com | Diseño, imagenes y logotipo protegidos © | Solo mayores de edad. puritanas es una marca registrada y se perseguirá a todo aquel que haga uso de ella