Disfruta de videos gratis, peliculas porno, fotos porno y mucho sexo gratis

Panel de Control

» Chicas Conectadas

» Gente conectada ahora

Ver todo el listado...

» Videos Destacados

» Fotos Destacadas

FBI, la nueva generacion
Visitas: 20167 Votos: 21

una putita de tamaño bolsillo
Visitas: 12056 Votos: 2

dos pollas, dos coños y un trio fetichista
Visitas: 36969 Votos: 10

» Relatos Eróticos

el culo de la madre y la hija

Comienzo fantasear con sus traseros, además estaban los dos culos juntos de la joven madre... 


tres mulatas en la playa

Al tiempo que nos toqueteaban, nosotros empezamos a acariciar sus culos, pubis, cinturitas y toda... 


trio con un sesenton en un bar

Y dicho esto comencé a mamarle la polla a Matías eso lo hizo empalmar casi de inmed... 


experiencia con una scort transexual

La agarré de las caderas y, sin soltar nuestro morreo, caímos sobre la cama de matr... 


sexo lesbico con mi hermana

Acostada en mi cama me desnudé y comencé a masturbarme de nuevo pensando en lo mara... 


» Inicio » Relatos Eroticos » confesiones » una follada en el bus

una follada en el bus

por fati el 18-02-2009

En 1992 comenzaron mis estudios de sicología en la universidad. Como mi familia vivía en un campamento minero en el norte de chile, me tocó compartir un departamento con un amigo y mi hermano mayor. En tiempos de vacaciones yo tenía la posibilidad de visitar a mis padres en el norte gracias a unos pasajes a en avión que me facilitaba la empresa. Esa vez no los usé, cambie boleto por dinero y me compré un pasaje en bus, 19 horas hasta llegar a casa , pero con los bolsillos llenos, bien valía la pena.

Esa tarde tomé el bus, un bus bastante feo con asientos pequeños, ya que era el mas barato de la línea.

Mi asiento estaba vacío y me dio mucha alegria saber que dormiría traquilo, solo. Lo cual no se concretó, una mujer de unos treina años se sentó a mi lado 1 minuto antes de salir.

Yo como buen estudiante llevaba mi libro de anotaciones y mi libro de clases el cual me dediqué a hojear hasta que llegamos a una ciudad, calera o algo así. Bajé a fumar y cruce una o dos palabras con mi acompañante. Era alta. Me pregunto si estudiaba sicología a lo que respondi afirmativamente.

Me explicó en lo que dura un cigarrillo que ella siempre había querido estudiar eso y estaba basante intrigada. Le comenté de mis clases y mis profesores. Tuvimos que subir porque ya seguíamos camino hacia el norte. En el camino, ya en la tarde, tomamos café y comentamos mis materias. Debo confesar que era muy agradable.

De pronto se hizo de noche y llegó la comida mas la ultima bajada en la altura de la serena para el ultimo cigarro. Disfrutamos ese momento. En los buses interprovinciales se reparten unas frazadas gruesas, sirven bastante si la idea es pasar el frio del desierto en la noche.

Las luces se apagaron y quedaron sólo los focos de los numeros de los asientos, en penumbra nos colocamos las frazadas y descansamos en silencio.

Su mano tomo la mía por debajo, lo cual me pareció muy tierno y también lo hice. La otra mano se posó en mi rodilla derecha y comenzo a acariciarla. No pude evitar una erección, mis jeans, ya ajustados por la moda, casi expotaban. ella subió su mano lentamente y siguió apoyada en mi hombro, dándome un concierto de respiración. Llegó hasta mi cierre y lo bajó, metió su mano y comenzo a masturbarme lentamente, como el vaivén del bus, casi seguía ese ritmo.

Yo, para no ser menos, tome su entrepierna y entre en sus calzones que estaban bajo un pantalón de buzo. Una masturbada limpia, tranquila, placentera, mis dedos bajo el calzón lograban humedecerse con los líquidos de su vagina. Este masajeo duró bastante y cada vez era mas frenético.

Ella jadeaba en mi oido. Sólo se interrumpía si algún pasajero iba al baño y pasaba por nuestro lado.

musité:

-si sigues voy a acabar.........

respondió

-hazlo en mi mano.......

No tuve otra. Tuve el orgasmo en su mano y ella lo presionó para que saliera todo. Sonrió y me pidió al oído que hiciera lo mismo con ella, que le hiciera acabar ahí. Con toda la sabiduría de mis 19 años toqué todo y ella logró un pequeño orgasmo que no pudo disimular y tosió para esconderlo.

El viaje siguió y me levanté al baño para ver que podía estar humedo después de todo lo que había pasado.

En el baño noté que mis jeans estaban limpios y que podía estar tranquilo. A la vuelta del baño me senté al pasillo, donde estaba y ella me pidió que usara e asiento de la ventana, porque ella tenía frío.

Lo hice, cuando ella se levantó noté que su mano estaba húmeda y que su buzo estaba abajo, bajo las nalgas.

Nos tapamos.

Me pidió que la abrazara por detrás y que durmiéramos porque ya tenía mucho sueño.

Lo hice. Al sentir la piel de las nalgas comencé a acarciarlas, aprovechando de pasar por los labios humedos de la vagina que tanto me excitaban.

Sin verguenza subi mi otra mano para sentir sus tetas que eran pequeñas pero perfectamente redondas y mi mano lograba cubrir, sintiendo su pezón duro en el centro. Bajé el cierre de mis jeans, saqué mi pene que otra vez estaba duro y lo puse en su entrepierna, atrás , donde empieza la vagina.

Estaba húmedo y tibio, jadeaba yo muy despacio , empujando mi pene y sientiendo como ella aceptaba ese hecho, empujando hacia atrás con fuerza. Como los asientos son pequeños y definitivamente la penetración iba a ser dificultosa , ella permitió que jugara con sus nalgas. Era una mujer maciza asi que de nalgas tenía mucho y las apretaba para que yo sintiera mejor.

Como ninguno de los dos aguantaba tal sacrificio, opté por subir su pierna y tratar de penetrarla, lo cual no pude , ya que la vagina estaba lejos y en mala posición. De espaldas y con su mano ella llevó mi pene hasta los mas profundo y se movió, de tal manera que logré penetrarla un poco. Jadeamos. ¡Como jadeamos!.

De pronto ella subió su buzo y comenzó a levantarse. Me llevó despacio al baño y entramos frente a la mirada de una señora que estaba en el último asiento.

Ella se apoyó en el lavamamos, bajo su buzo con calzón y todo y me pidió que le metiera todo, que ella ya no podía mas.

Entré por atrás en su vagina y en 3 minutos de empujar con fuerza meter y sacar, tuve que sacarla porque iba a acabar. Me pidió que lo hiciera dentro de ella, que eso le daba placer ya que usaba anticonceptivos. Como estaba fuera ya no tenía tantas ganas de acabar y logré meterlo de nuevo, al hacerlo ahora fue suave y aterciopelado, estuve asi algunos minutos disfrutando y cuando sentí que ella tenía su orgasmo, acabé yo.

Se vistió, salió primero, luego yo.

En el asiento dormí con una mano en su pierna y otra en sus tetas.

Amaneció, el desayuno fue malísimo, ningno de los dos se atrevió a hablar de lo sucedido.

Seguimos el viaje conversando y riendo, con miradas que lo decían todo. Ella bajó del bus en antofagasta. Se despidió friamente.
  • Visitas 84127
  • ¡VOTA!

Tags:    autobus   masturbacion   desconocida   baño   follada  


COMENTARIOS

Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.

vivehoy  |  11-01-2013
me prendio el relato:

ELPROTOTIPO  |  06-05-2009
la neta que historia tan aburrida pero bueno ...

Zonia38  |  03-05-2009
Mi querido si una mujer se despide friamente de ti, despues de, es que no llegaste ni ahí, si me entiendes verdad, igual un beso


Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.


Buscar en Puritanas








registro

2001 - 2014 © www.puritanas.com | Diseño, imagenes y logotipo protegidos © | Solo mayores de edad. puritanas es una marca registrada y se perseguirá a todo aquel que haga uso de ella