Disfruta de videos gratis, peliculas porno, fotos porno y mucho sexo gratis

Panel de Control

» Chicas Conectadas

» Gente conectada ahora

Ver todo el listado...

» Videos Destacados

» Fotos Destacadas

fotos de buenos dias
Visitas: 44066 Votos: 29

mi novia se hace un dedo por webcam
Visitas: 20965 Votos: 12

Mi hermanita pequeña de 18 años
Visitas: 40497 Votos: 40

» Relatos Eróticos

chantaje a la amiga de mi mujer

De ahí bajé, ella subió un poco su culo y yo le quité a la vez el pan... 


la amante virgen

Yo casi no podía hablar de la excitación, quería moverme, pero el cuerpo no ... 


fantasia hecha realidad con Beatriz

Terminé de abrir sus piernas con mis caderas, bajando sobre ella y lamiendo sus pechos de ... 


la oferta de trabajo

Acto seguido, me metió todo su mazazo de un solo golpe, y yo ya estaba que empezaba a grit... 


masturbandose en publico

Miré al chico y seguía excitadísimo cada vez más evidentes los movimi... 


» Inicio » Relatos Eroticos » zoofilia » margarita, la mas puta de las mujeres

margarita, la mas puta de las mujeres

por fati el 28-11-2008

Antes de iniciar es necesario aclarar que lo que en adelante se diga es totalmente real, ya que me fue confiado por la misma persona que lo vivió.

Margarita es, sin duda alguna, la más puta de las mujeres que he conocido. Esto es cierto a tal grado que afirmar que hay otra que le supere constituye a una blasfemia. ¿Una mujer más prostituta que Margarita?. ¡Hasta no ver, no creer!.

No es para menos lo que escribo.

Cuando la conocí, me pareció una chica común y corriente, una estudiante de medicina de 3er año cualquiera. Su cuerpo, de complexión mediana, aunque poquito pasado en libras está exageradamente proporcionado: la grasa corporal acumulada por tantos años esta muy bien distribuida en toda ella: más en las caderas y en los muslos, poco menos en sus pechos y mucho menos en su cintura. Se ve algo "rellenita" si, pero siempre conserva su atracción, aunque sus carnes no parezcan tan sólidas como antes. Todo ello le daba esa capacidad e incluso quizás para un poco más.

Es que la Margarita es una de esas mujeres que dan ganas de cogértela por donde quieras con sólo verla, con acercártele, con hablarle.

Margarita es una mujer completa en todo el sentido de la palabra. No hay experiencia sexual que no haya probado: sexo vaginal, oral, anal (que tanto le encanta); hacer el amor con dos hombres, con tres, con cuatro e incluso una vez con cinco a la vez; lesbianismo, con un hombre y una mujer a la vez, fetichismo, en fin...

Todo, todo lo había probado, excepto una cosa.

* * * Sigilosamente Margarita cruzó el pasillo de la casa, con el temor que su tía la descubriera. Se detuvo un instante en el marco de una puerta y espió a orillas del dintel, No vio a nadie.

Avanzó unos cuantos pasos hasta la siguiente puerta, e hizo lo mismo. El camino se hallaba despejado. Siguió un poco más hasta la puerta de su cuarto, metió la llave, giró y empujó. Entró con rapidez, halando con la mano la brida y el acompañante que llevaba.

Su acompañante era alto, negro, peludo, fornido y nervioso.

Desde que cruzaron la puerta principal de la casa, se había resistido a avanzar, sin embargo, la ansiosa mano de Margarita lo había halado con fuerza hasta el interior y conducido hasta su cuarto. En realidad para él estar dentro de una casa no era costumbre. Se había criado en un rancho cercano, libre de cierta forma de todo contacto con la gente. Cuando llegaron al cuarto de Margarita a él no le sorprendió en lo más mínimo la comodidad del lugar, aunque nunca había visto algo igual.

Además era la primera vez que una mujer lo llevaba a su alcoba.

Es que en realidad el acompañante de Margarita Trejos no se trataba de un chico, sino de un caballo, joven y cimarrón.

Parecería que Margarita había llegado al colmo de las degeneraciones con aquello, pero en realidad eso había sido siempre la fantasía sexual más ansiada de su vida, el clímax de la locura febril que constreñía sus entrañas, su sueño varonil convertido en animal.

Iba rumbo a su casa después de salir de la jornada del hospital en la que fungía como medico interno. El cansancio y el hambre parecían doblegar su cuerpo esplendoroso, cuando lo vio. Andaba suelto, pastando libre pero aún con las bridas, por las calles aledañas a la casa donde alquilaba un cuartito. No lo pensó dos veces. Atisbó a lo largo de la calle y no vio a nadie, era su oportunidad de oro. Lo tomó por las bridas y lo haló, primero con suavidad y a medida que el macho se acostumbraba a la tensión, ella comenzó a caminar más deprisa. Consiguió llegar a la casa sin que nadie la viera.

Entró con premura a su cuarto y cerró tras de sí rápido. Sin pocos preámbulos, se fue directamente al miembro viril del animal, flácido como una serpiente asténica y lo peló de un tirón. El animal tuvo la sensación y nerviosamente retrocedió un poco.

-Calma, mi amor -dijo Margarita- esto te va a gustar tanto como a mí.

Y embutió el pene en su boca. El caballo, como macho, era lógico que iba a reaccionar como lo hace un hombre. Su miembro comenzó a erguirse endurecerse con cada movimiento de los labios de Margarita, con cada lamida, con cada chupada. Llegó un momento en que el grosor que alcanzó fue tanto que era dificultoso para la chica continuar con aquellas maniobras.

Entonces se desnudó por completo. El animal no mostró el mismo gesto de deseo que hubiera mostrado un hombre al ver el cuerpo macizo y hermoso de nuestra chica, un animal no se excita por lo que ve, sus mecanismos funcionan de otra manera. Margarita como que se desilusionó un poco por ello.

De inmediato se dio cuenta que el vigor del miembro del animal iba en merma pues se iba languideciendo poco a poco.

Entonces comprendió que si quería mantenérselo erguido debía usar la excitación manual, por contacto. Con sus manitas volvió a tomar la verga de la bestia y a manipularla como la primera vez.

El arcabuz de la bestia volvió a erguirse en toda su extensión y Margarita Trejos sonrió complacida, ahora sabía que tenía que mantenerse frente a la bestia, piel con piel, estimulándole el miembro para lograr mantenerlo erguido y enorme. Ahora su preocupación sería mantener en silencio al caballo para que su tía no se enterara de lo que estaba sucediendo.

Como se encontraba ya totalmente desnuda, cada una de sus fibras se estremecía al contacto con el pelo del animal.

Tuvo que detenerse, porque en ese momento su tía le interrumpió:

-Margarita, hija, voy a ir al centro. Si alguien me llama decile que voy a regresar dentro de unas tres horas.

-Está bien tía, yo les doy tu mensaje.

-Adiós, hija.

-Adiós tía, tómate tu tiempo.

La tía tardó poco más de dos minutos en salir. Margarita escuchó la puerta al cerrarse y una felicidad sin límites desbordó su corazón. Ahora se encontraba solita, con su macho y podía hacer cuánto se le antojara. Volvió a tomar al animal por las bridas, abrió la puerta y se dirigió a la sala. allí lo ató a una pequeña columna, cerca del sofá preferido de su tío.

Se sentó en él como quien se sienta a ordeñar a una vaca, pero no, ella iba a ordeñar al macho que había conseguido.

Tomó de nuevo en sus manos el instrumento del caballo y empezó a masajearlo hasta llevarlo a una erección increíble.

En este punto, lo acercó a su rostro y trató de hundirlo completamente en su boca. Pero hasta Margarita Trejos tiene sus limitaciones: su cavidad oral acostumbrada a la succión y a dar placer jamás se había enfrentado a algo tan grande como aquello y por mucho que se esforzó, apenas poco menos de la mitad de la verga pudo alojar en su boca. En fin, la succión, los chupeteos y lamidas comenzaron a sucederse una a otras.

Esta vez el caballo relinchó y se paró en dos patas. Margarita lo tranquilizó:

-Quieto, quieto, bonito. Ya verás que lo que te espera te va a gustar más.

Y continuó con la deliciosa succión ejercida sobre el falo bestial. El animal se tensaba, se ponía intranquilo, daba pasitos hacia atrás y adelante y Margarita por puro instinto de hembra que es capaz de reconocer la excitación en un macho de cualquier especie, supo que la bestia quería ya alcanzar una cavidad para penetrarla.

Así, Margarita volvió a tomar en sus manos la rígida animala de la bestia y de nuevo comenzó a acariciarla y a mamarla; no tardo mucho en ponerla férrea y enhiesta como cañón, y eso le volvió a excitar. Una fuerte emoción, algo así como un torbellino sacudió su cuerpo pletórico desde su cerebro hasta sus pies al palpar entre sus manos aquel enorme palo de carne. Toda ella se cimbró: su cabeza, sus pechos redondos y amacizados por el continuo "uso", su vientre ansioso de invasión constante y sus muslos gruesos y rellenos. El frenesí que se apodero de Margarita le hizo restregar el falo del animal sobre sus pechos y su rostro.

Aquello le estaba resultando muy difícil a Margarita. Tendría que ingeniárselas para sacar el máximo placer aprovechando la oportunidad. No solamente le bastaba acariciar el peludo bruto y sentir sus cerdas lijando su piel trigueña y suave, sino también quería que el caballo le lamiera el cuerpo, sentir el vaho ardiente de su resuello y la saliva espesa que le mojara todo. ¿Cómo haría para que el animal hiciera todo esto? El negro bruto no sentía la atracción que un macho de la especie de Margarita sentiría al verla desnuda, ni tampoco sentiría placer lamiendo aquel abundante conjunto de carne. Pero a la chica comenzó a valerle un pepino lo que sintiera o no su "macho", solo le importaba obtener el máximo placer de aquella aventura loca y bestial.

Recordó que en alguna parte había elido que a los equinos les gusta lo dulce, lo azucarado, Y así, desnuda como estaba, abrió la puerta del cuarto, se deslizo con prisa por el pasillo hasta la cocina y tomo la garrafa de miel de la alacena.

Con el mismo sigilo, volvió a su cuarto donde el animal esperaba sin esperar. Con prisa, Margarita destapó la garrafa y lenta y sistemáticamente derramo un poco de miel sobre sus pechos; el animal percibió el olor, alzo las orejas y volvió la mirada, brillante, hacia el lugar de donde provenía. Margarita supo entonces que había encontrado la formula mágica porque el caballo se le acerco a pasos pausados pero decididos.

La chica colocó la garrafa a un lado, sobre la mesita de noche y abrió los brazos esperando el contacto. El animal acercó el hocico a pocos centímetros del plexo de Margarita y olfateo todo el contorno por escasos segundos, y luego vino lo que ella había estado deseando tanto. La lengua enorme y áspera protruyó del hocico del alazán y lamió, lamió y lamió la miel que bañaba el tórax anterior de la chica.

Sus pechos se tensaron y sus pezones se irguieron y endurecieron al sentir el órgano elástico y rasposo deslizarse sobre ellos; Margarita no soportaba por mementos la suma excitación y se aferraba de las crines del animal rodeando por el cuello. La miel se termino pronto y el corcel cesó las lamidas al dejar de sentir lo dulce.

Margarita lo halo por las crines, enojada tratando de que el animal siguiera la faena que, para una mujer como ella, apenas comenzaba a "calentarla".

Aquello le enojó muchísimo e iba a hacer un berrinche pero le satisfizo más el desquitarse físicamente soltando un manotazo en plena cara del noble bruto, al que quizás, ni siquiera le dolió.

-¡Animal culero! -vociferó.

Tomo la garrafa y la vació por casi por completo sobre su cuerpo. El viscoso líquido se desparramó cubriendo totalmente su pletórica anatomía y mojando el piso a su alrededor. El animal volvió a sentir el olor y se acercó a la hembra que ahora sí supo con certeza que alcanzaría lo que quería. El alazán continuó el lengüeteo que había dejado pendiente... Margarita retrocedía lentamente, gozando el carnoso órgano a medida la bestia avanzaba hacia ella en busca del delicioso manjar.

La chica tropezó en el retroceso y cayó aparatosamente, e iba a incorporarse, pero no lo hizo al ver que el animal continuó la tarea en el mismo lugar donde yacía y prefirió disfrutar aquello tendida en el suelo.

De esta forma era más cómodo para ella y menos dificultoso que el animal le lamiera todo el cuerpo, gastaba menos energía y podía tensarse cuanto quisiera, dar vueltas para que el caballo le lamiera por delante y por detrás.

La chica se puso a gatas, pecho al piso, mostrando su amplio trasero al animal, y a poquitos descargaba chorlitos de miel entre sus nalgas, la cual se deslizaba entre ellas mojando su ano hasta escurrirse entre la ranura carnosa y velluda de su vulva. Como es de suponerse el animal comenzó a lamer la miel sin más placer que el de saborear el néctar; Margarita en cambio, comenzó a sentir un placer indescriptible cada vez que el órgano elástico y áspero se deslizaba desde su sexo caliente hasta su ano, perforado un sin fin de veces.

Ya Margarita no soportó más aquello. Tenia una imperiosa necesidad de sentir aquel instrumento de 25 cm. de largo hurgándole las entrañas, ensanchándole la pelvis, destrozándole la matriz. Pero, ¿Cómo se colocaría para ello?

No le funcionaria colocarse a gatas, mostrándole su descomunal trasero, así como le había funcionado con todos los hombres que se la han cogido. Ya la primera vez, cuando se puso desnuda frente al animal lo comprobó.

Desde hacía unos momentos, entre los segundos de lucidez en medio de aquella borrasca de placer, había estado maquinando la forma adecuada de colocarse para que el animal tuviera acceso a su ardiente interior. Como se sabe, la posición anatómica y la forma del cuerpo de los equinos haría imposible el cruce de estos y de una fémina humana. Pero Margarita, muy ingeniosa, vació una caja de madera como de 75 cm. de alto que contenía ropa suya, la colocó bajo el animal siguiendo el eje longitudinal de éste.

Luego se metió boca arriba entre el estrecho espacio que quedaba entre el mueble y el corcel y rápida y dificultosamente fue bajando su aparato inguinal hacia el enorme sexo del caballo hasta que la cabeza abultada y dura quedó a la entrada de la hendidura mayor de Margarita. Alzó las piernas prensando con ellas las ancas musculosas y lentamente bajó un poco más y con ello el falo gigante, hinchado al máximo, se fue introduciendo en su vagina, y con ello distendió las paredes húmedas y musculosas, tensando las fibras nerviosas y produciéndole un dolor intenso, un dolor que jamás la chica había sentido. Pero Margarita Trejos era una chica que no se dejaba vencer por algo que siempre había considerado "poca cosa"; es más ella piensa que el dolor, cualquiera sea su causa, es parte esencial e ineludible de toda relación sexual placentera y satisfactoria. De modo que retuvo el grito que su garganta estaba a punto de desatar y soportó el primer impacto de la bestia en sus entrañas y siguió; siguió bajando y dejando que éste invadiera su pelvis. Una vez el falo había perforado a margarita en toda su capacidad, la chica comenzó a moverse frenéticamente y con golpes de cadera hacía que el grueso instrumento entrara y saliera de su grieta sexual tensionada al máximo. A todo esto, las piernas rollizas y hermosas de Margarita se aferraban férreamente a las ancas del animal.

Margarita, avezada en las cosas del sexo, se dio cuenta por su instinto de hembra fogosa y experta que aquel macho iba a eyacular. Se liberó del obelisco incrustado en sus tripas, apartó la caja de debajo del animal, se arrodilló de nuevo bajo el miembro erguido y lo embutió en su boca, casi desencajando sus mandíbulas. En el mismo momento la bestia descargó toda su vitalidad en un río líquido y grumoso. Pero esta vez Margarita calculó mal; su boca no tenía la suficiente capacidad para contener semejante volumen de esperma y ésta rebalsó por entre sus labios aferrados al palo, escurriéndose sobre sus senos redondos y endurecidos, su abdomen y sus muslos.

Margarita se sintió muy contenta, porque jamás había obtenido tal cantidad de semen. Lo que había logrado recoger en su boca muy pronto pasó a su estómago y luego, con ambas manos iba recogiendo el resto desparramado sobre su piel, llevándolo hasta su boca donde corrió la misma suerte.

El caballo, rendido o satisfecho tal vez, cayó al suelo de lado y margarita se recostó de pecho sobre el peludo costado, acariciándolo por completo con una gran sonrisa de satisfacción.
  • Visitas 54887
  • ¡VOTA!

Tags:    puta   follada   caballo   corrida   pollon  


COMENTARIOS

Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.

gorditareputona  |  12-05-2012
Que buenooo me quiero recojerr aun caballo!!!!!

andpoff16  |  29-01-2009
hummmmmmm no se

pml1974  |  06-12-2008
muy bueno


Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.


Buscar en Puritanas








registro

2001 - 2013 © www.puritanas.com | Diseño, imagenes y logotipo protegidos © | Solo mayores de edad. puritanas es una marca registrada y se perseguirá a todo aquel que haga uso de ella