Disfruta de videos gratis, peliculas porno, fotos porno y mucho sexo gratis

Panel de Control

» Chicas Conectadas

» Gente conectada ahora

Ver todo el listado...

» Videos Destacados

» Fotos Destacadas

a mi chica le gusta desnudarse en el parque
Visitas: 11031 Votos: 6

un striptease frente a la ventana
Visitas: 14568 Votos: 8

la mas sensual de las mujeres
Visitas: 32664 Votos: 37

» Relatos Eróticos

estupenda sesion de sexo virtual

Esa noche no tenía nada que hacer… no sabía que tu estabas en la sala se cib... 


la faraona virgen

Amenon hizo tumbar a la muchacha sobre la cama, se puso a sus pies, comenzó a besarlos, pr... 


nuevas actividades sexuales

 Mientras yo jugaba con su polla me quitaba el sujetador, me lamía las tetas y mord&i... 


me tire a un negro con el favor de mi marido

Ibrahim no daba crédito y me miraba expectante. Decidí romper el hielo y dirig&iacu... 


el mundo del sexo

La estrecha hendidura de su vagina, aún, estando bien lubricada, produce una sensaci&oacut... 


» Inicio » Relatos Eroticos » sexo anal » mi primera follada por el culo

mi primera follada por el culo

por fati el 15-09-2008

Quiero que sepas que esta historia que te cuento hoy es 100% real y ocurrió tal y como lo escribo, siendo mis relaciones con la chica del relato de las mejores experiencias sexuales de mi vida. Aquí va el primer episodio.

Yo tenía una amiga, Paula, compañera de clase, con la que tenía mucha confianza. Nunca nos habíamos liado, pero nos llevábamos muy bien. Paula era una morena, bajita, pero muy buena de cuerpo, con buenas tetas y un culo algo gordo pero firme. La verdad, estaba bastante buena. Aún así, repito, nunca habíamos tenido el más mínimo roce. Desde nuestra confianza y amistad salíamos juntos, con o sin amigos, y bebíamos y hablábamos. Precisamente fué uno de esos días que terminamos la borrachera de cháchara en la casa que yo compartía con otros estudiantes, que ese día aún no habían llegado, cuando salió el tema. Hablando, hablando, llegamos, como casi siempre, al sexo. Envalentonado por el alcohol le comenté a Paula "¿Sabes?... mi mayor fantasía sexual es el sexo anal, dar por culo a una tía... y que le guste, claro. Pero bueno, eso es fantasía, porque creo que sólo lo hacen las tías de las pelis porno". Paula se interesó por la fantasía, diciéndome aquello de "Debe doler una barbaridad, los tíos tenéis el punto G en el ano, pero las tías no notamos nada..." y cosas así. Después de un rato me dijo "Claro que, Nela, la que va a la clase 3B, dice que es lo que más le gusta". Yo me quedé helado con la frase. La tal Nela estaba como un queso. También morena, con ojos negros, altita y con dos peras pequeñas, de las que caben en un puño, había sido incluso maja de las fiestas de un pueblo. Yo casi no la conocía, pero Paula había salido con ella. Le rogué que quedara con ella para el próximo fin de semana, para salir juntos e intentar liarme con ella. Tanto rogué que al final accedió, pero con una condición "Traéte a Carlos, a ver si cae...". Carlos era uno de mis mejores amigos, por el que Paula estaba coladita hacía tiempo, aunque él no hacía ni puto caso. Así lo hicimos, quedamos con ellos (y más gente) el siguiente fin de semana.

Todo parecía ir rodado, yo le tiraba los tejos a Nela, mirando su culo prieto y pensando en la noche que me iba a pegar. Paula intentaba poner cachondo a Carlos y, la verdad, estaba como en celo y si yo fuera Carlos me la hubiera tirado en el baño... pero la vida te da sorpresas y a nosotros nos la dió, cuando al final de la noche vimos con la boca abierta como Carlos y Nela se liaban, dejándonos con el calentón.

Paula y yo nos fuimos para mi casa, medio borrachos y acordándonos de las madres de Carlos y Nela. Llégamos a mi casa y nos pusimos a beber más. Entre risas le dije a Paula "Joder, que pena, llevo 3 días sin cascármela y he estado toda la noche con un empalme de cojones y ahora a casa a matarme a pajas". Paula se rió "Y yo a matarme a dedos, no te jode". Nos reímos con ganas, Paula se sentó a mi lado.. Llevaba unos pantalones negros muy ajustados y no pude evitar fijarme en su entrepierna, Marcaba todo el coñito, los labios... en mi calentura hasta juraría haber visto humedad. No se cómo paso, pero mirándola a los ojos plante mi mano en su coño, sobándoselo por encima del pantalón. Ella no dijo nada y yo creía que era de la sorpresa. "Si quieres... los dedos te los hago yo". Ella llevó la mano a mi paquete, agarrándome la polla que se me marcaba en los pantalones de los dura que estaba. "Entonces, las pajas te las tendrá que hacer yo", me dijo, dejándome a mi sorprendido. Comenzamos a besarnos, muy a lo bestia, metiéndonos las lenguas hasta el fondo, separando las bocas para sacar las lenguas y juntarlas. Gemidos de gusto se escapaban de nuestras bocas. Lo suyos aumentaron cuando me dirigí al cuello, que yo sabía que era su punto débil. Lancé mi lengua y con mis labios empecé a absorver. Se retorcía de gusto y cosquillas. Puse mi mano sobre su pecho derecho y comencé a estrujarlo, busqué a tientas su escote y metí la mano para sobárselo por debajo del sujetador. Pronto le quité la camisa y el sujetador y sus hermosos pechos quedaron a la vista, suaves, con el pezón pequeño y muy oscuro. Me lancé de cabeza a lamerlos, mordiendo sus pezones, duritos, cubriendo de saliva todos sus pechos, pellizcando, subccionando. Bajé mi mano de nuevo a su coñito, por encima del pantalón. Gemía como una perra "Jodeer, cómo me has puesto", me decía mientras le desabrochaba el pantalón para acceder a su vello púbico. Levantó el culo para bajarse más los pantalones y las bragas, se descalzó y en un segundo la tenía completamente desnuda, tumbada en el sofá. Yo hice lo mismo mientras ella me miraba sobándose el coño. Me tiré encima de ella. Qué gusto sentir su piel suave debajo mío, nos besamos, yo colocado entre su piernas, rozando su sexo con el mío. Agarró mi culo y me clavó las uñas. Yo subí mi cuerpo y ascendí por el suyo hasta que mi cipote quedó a la altura de su cara. Primero hice unos movimientos circulares, frotándoselo por la cara. Ella me puso de nuevo las manos en el culo y me hizo bajar hacia su boca. La abrió para recibir mi pene. ¡Que gusto!, mi pene entraba en su boquita, suave y húmeda. Sólo metí la punta, para no hacerla daño, pero ella presionó mi culo y casi se la metió hasta la mitad. Chupaba y yo mientras comencé a culear. Movía su lengua dentro de la boca, haciéndome gemir de gusto. Joder, sabía chuparla. Paré porque veía que en dos minutos me corría, así que me deslice hacia abajo para comerla el coño. Separé sus piernas y observe su coño, depiladito a los lados pero con una buena mata de pelo arriba, negro y rizado. Acerqué mi cara para lamerlo, aspirando primero su aroma. Creo que es uno de los coños que mejor olía de los que he podido catar en mi vida. No tenía ese olor fuerte característico de alguno, era muy suave. El sabor tampoco era tan ácido, como pude comprobar cuando lo lamí. Me lancé directo al clítoris, pegando mi boca como para comerme el coño entero y jugando con mi lengua, haciendo diabluras, círculos, lametones. Ella tenía espasmos de gusto con mis movimientos, sobre todo cuando los acompañé de un dedo que entraba y salía de su vagina.

Estaba mamando ese coño cuando me lo pidió, con voz de auténtica puta caliente, "Méteme un dedo en el culo, por favor". Yo no lo había hecho porque la experiencia con otras tías me decía que era sinónimo de joder el polvo, pero ahora era ella la que lo pedía. Joder, me puse a cien y comencé a comerla el coño como un salvaje, llenándome la cara de flujos y saliva cuando metí mi dedo por su ano, que lo recibió con facilidad, porque ella lo quería y por los jugos que resbalaban de la comida que yo le estaba haciendo. Lo metí y lo saqué, lo giré, lo doblé hacia los bordes, lo saqué completamente y lo volví a meter, en principio hasta el nudillo, pero luego hasta el fondo. Ella gemía y se retorcía de gusto. "Otro dedo, ahora por favor, metéme otro", me pidió de nuevo. ¡La gustaba!, vaya si la gustaba. Obedecí y pronto la metí otro dedo más, que entró también sin mucha dificultad. Los giré en su ano, los metí y los saque´, primero despacio, luego mucho más fuerte, como para hacerle daño aposta y comprendí que le gustaba jugar fuerte, porque cuanto más hacía el burro con los dedos en su culo (y más fuerte le comia el coño, claro), más gemía ella y me pedía que siguiera. Añadí un tercer dedo sin que me lo pidiera. Esta vez aparté mi cara de su coño porque quería ver áquel culo recibiendo 3 dedos. Quizá por ser ya 3 dedos o por haber parado de comer su coño, el caso es que algo debió dolerla, porque ahora si se quejó "Ayyyy, espera, despacio". Viendo que aunque se quejaba no me pedía que parara, comencé a mover los dedos lentamente. Ella pronto empezó a gemir de nuevo. Yo estaba lanzado, así que poniendo voz de vicioso pregunté "¿Quieres que te la meta por el culo?". Esperaba la respuesta que me dió "Siiiiiiii, hazmélo por favooooor, pero con cuidado que nunca lo he hecho". Saqué los dedos y le metí dos en el coño, mojándolos bien (la tía estaba empapada, yo creo que había tenido algún orgasmo). También le lamí un poco el ano, en principio con un poco de reparo, pero luego disfrutando (y ella también...). Le levanté las piernas, hasta que sus rodillas se pusieron a la altura de su cabeza. Algo nervioso dirigí mi pene a su agujero. Ella se separó las nalgas con las manos, me miró con una cara de viciosa que no veas y me dijo "Venga, metélo, hazme lo que le ibas a hacer a Nela". Agarré mi pene por la base y apreté contra su agujero. Lo ví aplastarse, coger como forma de seta, hasta que empezó a deslizarse dentro. Paula se quedó sin respiración, quieta, con los ojos muy abiertos. El capullo entró dentro de su ano y entoncés se relajó, lanzando un suspiro y soltando el aire de la respiración contenida. El ano estaba muy prieto, se ceñía a mi pene mucho más que una vagina. Se notaba seco, a pesar de la lubricación, así que me escupí varias veces en la mano e intenté untarme el pene con la saliva para facilitar las cosas. Lentamenté empecé a moverme, muy, muy despacio, con empujones mínimos. Cada 10 empujones o así, metía un poco más de rabo en su culo. Paula tenía los ojos cerrados y lanzaba ligeros quejidos, aunque no decía nada. Al fín entró entera y se lo dije.

Ella palpo con su mano para comprobar que era cierto. Creo que eso la relajó, porque cuando empecé a moverme un poco más fuerte empezó a gemir, pero ahora ya de gusto. Yo empecé a ponerme otra vez muy burro "Joder, qué culo tienes, joder, te la voy a clavar hasta el fondo", le dije, junto con otras guarrerías similares. Ella empezó a decirme "Ayy, siii, asiii, despacito, ayy, mi culooo, follátelooo". Aumenté el ritmo y ella aumentó sus gemidos de gusto. Yo estaba cachondísimo, aquello lo había soñado mucho tiempo y por fín lo estaba haciendo... y encima la estaba gustando, así que me vino la corrida muy pronto. "Me voy a correeeer", le grité a Paula, acelerando el ritmo. A estas alturas ya me la follaba dando empujones como si se tratara de su coño y ella no se quejaba. Yo culeaba y ella incluso levantaba un poco la espalda como para recibir más rabo. Cuando comencé a correrme sentí como ella se arqueaba y empezaba a lanzar gemiditos de gusto, como suspiros entrecortados "yo-yo también, ah, ah, ah, ah, ah". Lancé mis chorros dentro de su culo, metiéndole hasta los últimos milímetros de mi rabo. Cuando acabé miré para abajo y ví que ella tenía la mano en su coño. Se había masturbado mientras me la follaba y debía haber tenido un buen orgasmo a juzgar por lo mojada que estaba. Mi semen se salía de su culo. Saqué mi polla y sonó un ruido como de ventosa. Tenía el pene morado, con un aro oscuro en la base, mezcla de lo que tenía en su culo y de que había sangrado algo. El ano se le quedó abierto unos instantes y luego se cerro con un par de espasmos.

Nos abrazamos y nos besamos. Yo la hice caricias por todo su cuerpo, cubriéndola de besos. Ya más tranquilos empezamos a hablar de lo sucedido. Resultó que ella siempre había querido probarlo por el culo, habiéndose masturbado varias veces metiéndose dedos. No me había contado nada por vergüenza, porque, la verdad, los tíos somos muy machistas y si una tía dice que le gusta el sexo anal... es una puta para nosotros. Su orgasmo, me contó, había sido un poco extraño, corto pero intenso, diferente a los que había tenido masturbándose. El mío había sido de los buenos, aunque, sinceramente, esperaba más. Ambos esperábamos más, así que, tal y como dijo ella "yo creo que es por haber sido la primera vez de ambos" y estuve de acuerdo cuando mi insistió en que "había que hacerlo más veces".

Próximamente os contaré como fueron las siguientes veces con Paula, que finalmente se mostró como una tía muy abierta y con la que probé de todo en la cama, aunque tardamos en volver a hacerlo, sobre todo porque ella estuvo casi una semana con el culito muy mal.








  • Visitas 142007
  • ¡VOTA!

Tags:    borrachos   follada   sexo anal   masturbacion   corrida interna  


COMENTARIOS

Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.

mariaa  |  27-12-2009
soi virgw¡en si algun xico eta interesao me gustaria perder la virginidad

juanoloco  |  17-07-2009
que buena., te felicito.se me paro la verga con tu historia...manda mas

cachonda1  |  05-02-2009
ue rica historia hasta se me antojo verehacerlo hoy

anonimo  |  20-12-2008
komo me palpita el culo de leer este relato

anonimo  |  13-11-2008
te felisito ese culo estubo bueno

anonimo  |  17-09-2008
siempre lubricante... espero que lo hagan mas seguido


Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.


Buscar en Puritanas








registro

2001 - 2013 © www.puritanas.com | Diseño, imagenes y logotipo protegidos © | Solo mayores de edad. puritanas es una marca registrada y se perseguirá a todo aquel que haga uso de ella