Disfruta de videos gratis, peliculas porno, fotos porno y mucho sexo gratis

Panel de Control

» Chicas Conectadas

» Gente conectada ahora

Ver todo el listado...

» Videos Destacados

» Fotos Destacadas

una pornochacha muy cachonda
Visitas: 55621 Votos: 47

ama de casa con un coño muy peludo
Visitas: 72922 Votos: 72

marcha despues de la fiesta
Visitas: 37636 Votos: 52

» Relatos Eróticos

viendo como se follaban a mi prima

Necesitaba morderla , quería tenerla en mis brazos, lamerle los pezones , morderlos , apre... 


safari en africa

Mambe se colocó aquello mientras Tarzana se ponía esta vez en la cama. Puso los pie... 


un vigilante gay

Aquel día tocaba patrulla, Gabi era un simple matón de barrio de origen humilde. Un... 


tienes un e-mail

Esta es sin duda, la carta más erótica que ninguna chica le haya escrito a un chico... 


mi madre y el vecino mulato

Y allí estaba mi madre, totalmente desnuda, de rodillas, chupando una polla, pero desde lu... 


» Inicio » Relatos Eroticos » gays » seduccion en una sauna

seduccion en una sauna

por fati el 26-08-2008

Vuelvo a escribir esta historia a sabiendas de que a lo mejor no será como la primera vez, sin embargo tampoco puedo dejar de compartir con ustedes lo que me pasó...

Era un día miércoles cualquiera, tenía la tarde libre, realmente estaba cansado para hacer mi rutina de ejercicios, pero como tenía ganas de relajarme de alguna manera decidí ir a un lugar donde me siento como en casa.

Cuando llegué a la sauna me di cuenta que prácticamente estaba vacío, rápidamente me desvestí, me puse la toalla a la cintura y entré a la cámara seca, mi favorita. No había nadie allí, mejor para mí, tendí mi toalla sobre el asiento de madera que estaba a una temperatura agradable, y me eché sobre él, qué placer estar echado y desnudo. Cerré los ojos, tenía algo de sueño, pero el calor no me permite dormir...

...además siento que el calor propio del lugar empieza a trabajar mi cuerpo, ya las gotas del sudor se van formando en mi frente, en mi pecho y también en mis piernas, aún con los ojos cerrados paso mi mano por todo el cuerpo, estoy en ese movimiento cuando siento unos pasos, alguien ha entrado también al mismo lugar donde estoy, no he abierto los ojos porque me he sentido avergonzado de que me encuentre así desnudo con todas mis partes a la vista, sin embargo siento su fuerte mirada en mi cuerpo, sigo sus movimientos sin verlo, y no sé por qué empiezo a excitarme de sólo la sensación de estar siendo observado, todavía estoy más avergonzado, he cruzado las piernas sutilmente y colocado una de mis manos sobre mis partes para disimular la erección que empieza a notarse. Por fin me animo a ver quién está detrás de mí. Qué maravilla para la vista, es un muchacho muy guapo, con el cabello rubio al ras de la cabeza, sus ojos claros, grandes y achinados, y qué decir de su cuerpo, simplemente perfecto, se nota que ha pasado largas horas en el gimnasio. Él desvió la mirada cuando lo alcancé con mis ojos y creo que la situación lo incomodó, pues casi inmediatamente salió del lugar. Al quedarme nuevamente solo me incorporé rápidamente, me puse la toalla a la cintura, apretándola muy bien para cubrir mi erección, y casi al mismo tiempo me metí un buen rato a la ducha española, hasta que por fin, ya relajado, salí.

Pero la curiosidad de volverlo a ver hizo que lo buscara por toda la sauna, fui a la cámara de vapor y al salón de descanso, y no lo hallé, y también me di cuenta que realmente estabamos solos. ¡¡¡Qué pena!!! Pensé, ¿se habrá ido ya?, salí un momento a la entrada y vi su mochila en el mismo lugar, no, definitivamente estaba aún adentro. Cuando entré para seguir buscándolo, él me encontró a mí, salía del baño y casi y nos tropezamos en la entrada, era el único lugar al que no había entrado a buscarlo.

Al fin lo veía de pies a cabeza, realmente era como lo había imaginado, tenía mi misma altura, y definitivamente un cuerpo espectacular y también que era más joven que yo. Me miró de reojo y pasó rozándome con el codo. Yo entré al baño sólo por compromiso, igual y salí rápidamente. Seguí sus pasos y lo encontré recostado en uno de los sillones en la sala de descanso, estaba boca abajo, pero traía la toalla puesta. Yo me hice el que miraba por la ventana, no sin antes desnudarme completamente. Él me vio de reojo, lo vi.

Luego yo me dirigí al jacuzzi, estaba semi erecto, qué mejor lugar para relajarme, además así lo tendría vigilado pues la pequeña piscina está estratégicamente céntrica. Sin quererlo, prácticamente me quedé dormido, el agua caliente hasta el cuello y los hidromasajes realmente surtieron efecto en mí, cuando desperté de ese pequeño sueño lo tenía frente a mí, sentado en una de las tantas sillas que hay, parecía no inmutarse con mi presencia, sin embargo la suya, si me perturbaba. Salí del jacuzzi, no me miró cuando lo hice, y me dirigí al lugar donde hay un bidón de agua mineral y me serví un vaso, mientras lo tomaba me iba viendo en el espejo, mis músculos se habían marcado por el calor. De pronto vi algo maravilloso, mi compañero de sauna se quitó la toalla y se apresuró a entrar al jacuzzi, hasta allí todo estaba normal, lo que no lo era, era la gran erección que él tenía a cuestas, y todo lo vi a través del reflejo del espejo, pues él no se dio cuenta que lo hacía. Por supuesto que al verlo mi libido estaba al máximo, pero a la vez mi pudor podía más que mis deseos, así que creyendo escapar del momento me asilé nuevamente en la cámara seca, pero allí no podía estar tranquilo pensando en aquel hermoso hombre erecto en el jacussi. Así que salí de mi refugio, me di un duchazo frío y me metí en el jacuzzi a sabiendas que él estaba erecto. Al hacerlo no le di cara, y él tampoco se inmutó mucho, realmente me ignoró, traté de provocarlo, haciéndome el dormido poco a poco acercaba mi pie a su pierna, la llegaba a sentir, pero también sentía que la retiraba, hasta que finalmente, me dio la espalda y salió de la piscina, qué bella imagen me regaló, y es que a pesar de que no tenía ni un solo vello en el pecho ni tampoco en el culo, sí los tenía en toda la raja.

Ya la persecución se me hizo agotadora, sin embargo me gustaba, me fijé que se dirigió a la sala de descanso, ya era noche, ya todo estaba oscurecido, sólo iluminado por luces indirectas, cuando entré también al lugar lo encontré echado en una de los sillones, siempre cubierto por su toalla amarilla (cómo olvidarla) con los ojos cerrados, aparentemente dormido. Me situé exactamente a su lado, me eché también, lo miraba directamente a la cara. O hacía un movimiento preciso en ese momento o ya me olvidaba de todo por esa noche, pensé. Finalmente me senté en el filo del sillón y puse mi mano sobre su enorme pene erecto, que aún se notaba así a través de la toalla, él abrió los ojos y me miró como diciéndome: ¡¡¡al fin te animaste!!!, luego se puso de pie, me agarró los hombros, me dio un pequeño beso y me dirigió hacia el baño.

Allí en el espacio justo para dar rienda suelta a nuestros impulsos, se sentó e hizo que me agachara hasta llegar a la altura de su maravilloso pene, le quité el resto de toalla que lo cubría, abrí la boca y me metí el tremendo fajo de carne blanca y caliente, ya encontré cierto sabor en él y eso me gustó aún más, realmente estaba con grandes deseos de hacerlo, sentí su respiración más acelerada, le estaba gustando, alcé la mirada y encontré sus ojos en los míos, me acerqué a él, busqué sus labios y lo besé, pero mis besos fueron suaves, en cambio me respondió con ardor, me comía todo, sentí su lengua, y cada vez el momento se hizo más brusco, pero delicioso. A la vez, sentía cómo sus manos paseaban por todo mi cuerpo, como quien reconoce aquel cuerpo que vio y que no se animaba a tocar antes. Por fin se situaron en mis nalgas (que sí las tengo algo velludas), me tomó nuevamente de los hombros e hizo que me diera vuelta, yo seguí su juego y terminé sentado en él, sintiendo cómo poco a poco era atravesado por su pene, aunque el sentimiento en ese momento fue de dolor al principio, luego varió a un placer enorme que inundó todo mi cuerpo, no pude evitar gemir pidiendo más.

Pero él también quería que lo poseyera, se puso de pie, nuevamente me dio la vuelta, y en este instante, yo tomé riendas, lo besé nuevamente, y lo bajé hasta la altura de mi pene que clamaba ser mamado, él me la dio y realmente lo hacía con verdadero profesionalismo, si seguía así pude haberme venido en ese instante, era demasiado buena. Le quité el pene de la boca, y le di vuelta, él se agachó un poco, lo tomé de las caderas con ambas manos y sentí las nalgas más redondas y duras que he tocado en mi vida, busqué el punto exacto, lo lubriqué un poco, aunque realmente el sudor del lugar ya había hecho todo el trabajo previo y se lo introduje despacio, poco a poco hasta tenerlo completamente poseído, cerré los ojos, y empecé a moverme suavemente hasta que su cuerpo me aceptara, lo hizo y el disfrute del momento fue eterno, qué sensación de succión tan deliciosa, pero no quería que acabara el momento. Casi terminando, se la saqué y nuevamente me convertí en su esclavo.

Y el juego continuó, por ratos no podía evitar besarlo con pasión en los labios, luego recorrerlo con mis besos y mi lengua por sus orejas, la nuca, el cuello, besarlo por el pecho y quedarme en sus tetillas, lamer cada músculo pectoral bajando hasta sus vellos púbicos para encontrarme nuevamente con su pene erecto y palpitante esperando ser mamado, lo tomaba por la cabeza y le metía suavemente la lengua hasta tenerlo completamente succionado, él cerraba los ojos y me tomaba de la cabeza, pero a la vez sentía su jaleo de excitación. Seguí mi trabajo hasta bajar por sus piernas velludas hasta llegar a sus pies perfectos, no pude evitar lamerlos completamente, dedo por dedo, hasta quedar con la garganta seca, sin saliva. Inicio de su trabajo en mí, de sentirlo igualmente en todo mi cuerpo, pero a diferencia mía, él empezó por mi nuca y bajó por mi espalda hasta llegar a mi ano, en ese instante sentí como su lengua larga y mojada hacía su ingreso triunfal en él, llenándome de una sensación eléctrica de satisfacción total, estuvo así todo el tiempo que quiso, mientras sus manos jugaban con su pene y con el mío. Cuando llegado el momento, sentí que ya me venía, él se puso de pie, se juntó a mi cuerpo y ambos casi abrazados terminamos a la vez. El beso al final del momento no se hizo esperar, lo miré fijamente, ya todo había terminado. Estaba feliz y él también. Ambos sonreíamos.

Cuando me estaba dirigiendo a las duchas, lo vi por última vez, le estiré la mano y le dije mi nombre, él me respondió de igual forma, JAVIER, así se llamaba.
  • Visitas 30291
  • ¡VOTA!

Tags:    sauna   seduccion   masturbacion   corrida   gays  


COMENTARIOS

Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.

canarion38  |  09-05-2011
eso hay que dar riendas sueltas en cuestion del sexo

anonimo  |  09-09-2008
wuara chamos me exite mucho al leer esta historia gracias


Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.


Buscar en Puritanas








registro

2001 - 2013 © www.puritanas.com | Diseño, imagenes y logotipo protegidos © | Solo mayores de edad. puritanas es una marca registrada y se perseguirá a todo aquel que haga uso de ella