Disfruta de videos gratis, peliculas porno, fotos porno y mucho sexo gratis

Panel de Control

» Chicas Conectadas

» Gente conectada ahora

Ver todo el listado...

» Videos Destacados

» Fotos Destacadas

unidas por una banana
Visitas: 62354 Votos: 16

tirandome a mi tetona preferida
Visitas: 68103 Votos: 39

un inolvidable viaje en tren
Visitas: 59724 Votos: 55

» Relatos Eróticos

dos lesbianas muy bien compenetradas

Di una ultima lamida a su clítoris, que estaba tan durito que de inmediato lo reconoc&iacu... 


encuentro con un tipo no tan desconocido

Un empujón brusco, violento y cae sobre el sofá de rodillas con el tiempo justo de ... 


el novio de una amiga

Una noche que era un poco tarde Cristian (su novio) se ofreció a acompañarme a mi c... 


mi ama la sado

Pudo sentir el sabor del cuero mezclado con el gusto de su concha mojada cuando se la puso en la ... 


una follada en el bus

Entré por atrás en su vagina y en 3 minutos de empujar con fuerza meter y sacar, tu... 


» Inicio » Relatos Eroticos » infidelidades » el amigo de mi marido me hizo mujer

el amigo de mi marido me hizo mujer

por krista el 25-01-2013

Soy una chica que criada en el campo bajo una familia muy tradicional y con valores muy guiados por la moral, una razón por la cual veía como algo antinatural el hecho de tener relaciones antes del matrimonio, es mas hasta los besos que le daba a mis novios que tuve eran demasiado suaves y jamás pasándome de intensidad, pues me habían enseñado que eso estaba mal.

Eso mismo fue lo que hizo que me ganara una reputación en la Preparatoria, la cual estudie en la Ciudad nada agradable, me llamaban de distintas manera entre ella la mejor era la de “la monja”.

Así pasaron los años sin que importaran mucho los comentarios de los demás pues me habían enseñado mis padres que debía ser de cierta manera y tenia pensado ser así siempre, aun estando en la Universidad no me importaban los malos comentarios de mis compañeros de clase y hasta el hecho de tener novio había perdido la esperanza por las malas experiencias que había tenido con algunos que solamente me habían intentado seducir con la esperanza de ser quienes fueran capaces de tener mi virginidad.

Así fue mi vida hasta que a mediados del año pasado no puse seguir mas en la universidad aun a pesar de tener el mejor promedio de toda la institución, pues mis padres habían perdido las cosechas que tenían en el campo y como en esas fechas yo había preferido ayudar a mis padres que seguir mis estudios regrese al pueblo para ayudarles en todo lo que fuera posible hacerlo

Jamás me hubiera imaginado que con mi llegada al pueblo iban a comenzar a cambiar tanto las cosas en mi vida, pues apenas tenia un par de días cuando conocí a Marcos el que meses después se convertiría en mi esposo, era el único hombre que me había tratado como una mujer y como lo mas hermoso en su vida, tanto fue así que tras unos meses de conocernos y después de que mis padres solucionaron sus problemas planeamos la boda, justamente para el 11 de Diciembre de ese año, justamente el 2010.

Todos los planes estaban hechos a la perfección Marcos había comprado con unos pocos ahorros que tenia unas tierras en un pueblo cercano en las cuales había hecho una hermosa casa y también el junto con su mejor amigo se nombre Sergio, justamente el hombre que mas adelante seria mi perdición pondrían un buen negocio dedicado a la venta de semillas para la siembra, un negocio que prosperaba aun antes de casarnos y por eso mismo se logro preparar una luna de miel que haríamos yéndonos a Acapulco ya que yo jamás había visto el mar

Todo transcurrió con normalidad hasta el día de la boca, y aunque estaba bien nerviosa por lo que mi madre me había dicho que sucedería esa noche, esa noche yo le entregaría a mi esposo aquello que tanto había cuidado, mi virginidad, o eso creía por lo menos yo, pues jamás me imagine que una desgracia ocurriría esa misma noche.

La boda y la fiesta fueron lo mas feliz que me podía haber imaginado hasta que salimos de la fiesta en la camioneta que tenia mi ahora flamante esposo, todo estaba planeado para que recorriéramos unos cuantos kilómetros para quedarnos esa noche en un hotel de la ciudad y de ahí al siguiente día nos iríamos a nuestra luna de miel, pero no paso así, pues aun no llegábamos a la mitad del camino cuando entre la oscuridad de la autopista un automóvil que iba en sentido contrario a nosotros derrapo por la lluvia y pego de frente del lado del conductor, no supe lo siguiente que paso, solamente se que desperté tiempo después en un hospital, yo estaba bien pero Marcos no, el había recibido el golpe de frente del otro carro y aunque los doctores hicieron todo lo posible por ayudarle nada se pudo hacer, el había sobrevivido pero el golpe afecto directamente a su columna vertebral quitando tola la movilidad de su cintura hacia abajo.

Ya no hubo Luna de Miel ni nada de eso, inmediatamente cuando lo dieron de alta del hospital fuimos a la que seria nuestra casa, el por lo mismo que le había pasado ya no era tan lindo conmigo, pero aun así yo lo amaba y lo atendía en todo lo que el quería, hasta tal punto fue esto que una vez que regreso Marcos a la casa a altas horas de la noche y con cierto olor a alcohol me pidió que le chupara su pene, yo no sabia como era eso pero era mi esposo así que seguí las indicaciones que el me decía, jamás había visto un pene así que pensé que el tamaño de el de Marcos era un muy buen tamaño, ahora se muy bien que su tamaño es bastante pequeño pues aun a pesar de todo y que seguí lo que me pedía y se lo chupe todo lo que el quiso, alrededor de unos 30 minutos jamás logre que este se endureciera, los doctores tenían razón y el golpe había afectado también hasta tal grado que no podría tener relaciones según los doctores por meses, meses en los que el tenia que visitar regularmente el hospital hasta que pudiera su cuerpo volver a la normalidad y mas adelante podrían hasta operarlo para que volviera a caminar.

Pero ese día y días siguientes mi Marcos me volvía a pedir lo mismo día tras día, lo hacia tan comúnmente que el sabor de su pene cada día me gustaba mas y mas, hasta que cierto día el simple sabor de su pene dentro de mi boca hizo que sintiera un cosquilleo en la zona de mi vagina, pero nunca supe el por que y no le quise preguntar

Así pasaron los días hasta que cierto día Marcos se molesto conmigo tanto que no me quiso dirigir la palabras mas que para lo mas esencial, al siguiente día era el día en que tendría que ir al hospital, yo creí que ahí se solucionaría todo pues a el le gustaba que yo lo acompañara y estuviera apoyándolo, pero estaba vez no fue así, fue su padre el que llego para llevarlo quedándome yo sola y desconcertada en casa

No se si habrá sido esa pelea lo que hizo que me comenzara a pensar cosas que no debía o que pero desde ese día comenzó todo, pues apenas serian las 2 de la tarde cuando tocaron a la puerta de la casa, fui a abrir inmediatamente, era Sergio el socio de mi esposo, no se por que pero ese día lo vi a el tan varonil, tan hombre frente a mi, que me puse completamente nerviosa, a un grado que jamás nadie me había puesto antes, lo deje pasar y le ofrecí una cerveza pues era lo que sabia que a el y a mi marido le gustaba, el problema fue que al servírsela e inclinarme para hacerlo mi vista no pudo evitar notar en la región de su pantalón un bulto muy grande, eso me hizo dudar de por que estaba así de esa región

Ese día no sucedió nada simplemente que Sergio platico conmigo y estuvo varias horas ahí en la casa diciéndome que Marcos le había pedido que me cuidara y así el lo había hecho, pero eso no fue lo importante de ese importante día, si no que Sergio me trataba como si fuera la flor mas delicada del mundo, me hablaba de una manera tan halagadora que no podía evitar sentirme confundida

El tiempo pasaba y cada día que mi esposo se iba al hospital Sergio se la pasaba gran parte del día en la casa, pues desde ese primer día que mi esposo se había molestado conmigo las cosas no habían mejorado mucho entre los dos, solamente me hablaba un poco mejor pero ya no era el hombre que yo había conocido, pero aun así la esperanza no se perdía para nada de que volviera a ser todo mejor

Como Sergio se había convertido en mi confidente para ese entonces yo le contaba todo y el me había dicho que debía vestirme mejor, quizás con faldas mas cortas que fueran un par de dedos por encima de la rodilla y mas cosas así, yo le hice caso en ese entonces, pero eso detono las cosas pues cuando me puse un vestido especialmente para mi Marcos en la noche y que solo el me viera vestida así, me grito, me insulto entre otras tantas cosas, recuerdo bien que era un vestido azul claro entallado a mi cuerpo, vestido que casualmente Sergio me había ayudado a escoger y que dejaba bien marcadas todas las curvas de mi cuerpo, después Sergio me confeso que ese vestido me dijo que lo comprara por que a el le parecía que yo con ese vestido seguro me vería excitante.

Ese fue el día que se detono todo, pues Marcos tras gritarme de esa manera le hablo a su padre para que fuera con el para llevarlo a su casa con la excusa de que al siguiente día tenían que internarlo para hacerle unas cuantas pruebas y que estaría en el hospital por 3 días, yo me sentía destrozada, el amor de mi vida me había tratado como una cualquiera, justamente por lo que había intentado no ser tantos años, no sabia bien que hacer y lo único que tuve mente para hacer es llamarle a Sergio aun teniendo lagrimas en los ojos y pidiéndole que fuera a verme que me sentía mal

El fue inmediatamente a verme y como el gran amigo y confidente que era me ayudo demasiado pues apenas a los 5 minutos que había llegado yo estaba acostada sobre sus piernas llorando desconsoladamente, razón por la cual mas adelante sucedió lo que de ahora no me arrepiento para nada, no me había quitado aquel vestido y aun así estaba acostada así sobre sus piernas llorando de la tristeza de lo ocurrido, pero hubo en un momento en el que yo sin pensar mal de el me recosté boca abajo en el sillón con mi cabeza entre su pantalón mientas comenzaba a sentirme un poco mejor, y justamente antes de levantar mi cabeza de su pantalón sentí entre mi cara un bulto que se formaba entre su pantalón a lo cual me erguí de inmediato y lo vi a el a la cara

Recuerdo bien que le pregunte que era lo que tenia el ahí, el se puso rojo como un tomate pero me contesto de en voz baja diciéndome que es que era su pene, que estando yo así se había despertado, eso despertó en ese instante mi curiosidad pues era algo enorme en verdad lo que se notaba ahí y eso se lo hice ver a el diciéndole que eso no podía ser, que ahí se notaba algo muy grande y que un pene no podía ser si, que un pene era mucho mas pequeño

Creo que fue entonces eso, mi abstinencia sexual y que mi Marcos no me había dejado poder chupar su pene en mucho tiempo que hizo que despertara un deseo por ver aquello que tenia Sergio dentro de su pantalón, además que el comenzaba a comportarse como nunca lo había hecho conmigo de una manera algo perversa, fue entonces cuando guiada por mis deseos de ver que tenia entre sus pantalones que yo le abrí suavemente los pantalones y después bajándole sus calzoncillos, pero cuando lo hice casi me da un infarto literalmente pues Sergio tenia un pene como jamás lo había visto era sencillamente gigantesco, no solamente era largísimo, si no también muy grueso, con varias venas que cruzaban por todo lo largo de su pene y coronado por una enorme cabeza al inicio de este. Y si esto fuera poco tenía debajo de su pene un par de enormes testículos que parecían piedras

- No juegues, esto es mentira, esta gigante

Recuerdo que eso fue lo único que me dejo decir pues después de eso el jalo mi cabeza hasta su pene hasta que mis labios rozaban la cabeza de este, y con las ganas que yo tenia no dije mas, me olvide de todo lo que ocurría y abrí mi boca al máximo, pues solo así pude alojar dentro de mi boca la enorme cabeza de el en mi boca, pero eso no fue todo además de todo sabia tan deliciosa, tan exquisita, no solo era enorme si no dejaba a la de mi esposo como si no fuera nada tanto así que con cada vez que el presionaba un poco mas de mi cabeza contra su cuerpo y unos centímetros mas de su pene entraban en mi boca me calentaba mas y mas, pero no fui capaz de chuparla completa ni en mi mas remoto sueño, pues apenas estaría acercándome a la mitad cuando sentí que me llegaba a la garganta y puse mis manos contra su pecho pegándole como indicándole que no mas pero el intento dejarme así un poco mas sintiendo yo su pene dentro de mi boca, y sus manos acariciando mis muslos algo que me hacia gemir, después subió sus manos hasta el borde de mi falda y la subió por completo quedando aquel vestido hasta mi cintura y solamente tapada yo de la parte baja de mi cuerpo con una pantaleta de color blanco.

Sergio entonces me saco su pene de la boca, podía verlo apenas hasta la mitad lleno de mi saliva, mi respiración era completamente agitada y sin poder decir palabra alguna Sergio me llevo cargando hasta la habitación depositándome en la cama, se recostó a un lado y comenzó a desnudarme poco a poco mientras me recorría el cuerpo con múltiples besos que pasaban por toda mi piel y simplemente yo me erizaba del placer mientras lo dejaba hacer eso, hasta pasar después a besar por mi cuerpo, me labio mis pezones que aunque eran muy pequeños parecía que la redonda y gran aureola que los rodeaba tuvo un gran interés en el, pero nada en comparación con lo que tuvo mi virginal vagina al cual el trato no solo como un experto saboreando cada uno de los jugos que estaban saliendo gracias a el, no se cuanto tiempo habrá pasando haciendo eso, pero de un momento a otro el se levanto acostándose a un lado de mi y mientras me mordisqueaba el oído me susurro las palabras que mas ternura me dieron “si no quieres seguir lo entenderé, pero sabes que te adoro, eres maravillosa” ante eso no pude mas que dedicarle una sonrisa y simplemente decirle “hazme tuya, se el primero en tener mi cuerpo”

El no tardo nada en recostarse contra de mi y mientras me besaba el cuello puso su miembro contra mi vagina, pero no fue nada fácil hacerlo pues mi vagina era tan estrecha y suave por ser virgen que el tuvo que tardar en hacerlo, pero cuando logro entrar los primeros centímetros en mi yo literalmente comencé a gritar del dolor de sentir algo tan grande dentro de mi, pero eso no era nada pues cuando me llego su miembro hasta el fondo y toco lo que ahora se que era el cuello del útero literalmente pude ver las estrellas y grite de placer como no me imaginaba jamás poder sentir, ni me imaginaba que algo así podía llegarse a sentir

El no paraba de besar primero mi cuello, después mi rostro y al final mi boca, sitio en el cual callaron por completo mis gritos de placer, gritos que salían gracias a las múltiples embestidas que el me otorgaba haciendo que todo su pene entrara por completo dentro de mi, ya esa estrecha vagina que tenia parecía se había adaptado al tamaño de el mientras yo me dejaba tomar y disfrutaba de cada vez que su pene entraba dentro de mi

No se cuantas posiciones habrá sido las que me habrá puesto pero cada una de ellas me dio un placer sin igual hasta que me coloco con el culo en pompa y así volvió a introducir su pene completamente erecto dentro de mi súper dilatada vagina, esa posición si que me llevo al cielo pues sentía que el entraba mas profundo de lo que lo había hecho con todas las demás posiciones que me había puesto, hasta tal punto que me hizo comenzar a gimoteas por que estaba llorando de lo duro que sentía como entraba en mi

Así habremos estado por minutos enteros hasta que sentí como después de no se cuantos orgasmos, ahora se que eso es lo que eran, pero de lo que si estoy segura es que menos de diez no fueron. Sentí una oleada de calor llenar por completo mis entrañas y tras escuchar un grito potente de placer de el me caí por completo sobre la cama boca abajo y exhausta por completo mientras voltee a ver a Sergio me miraba de una manera que jamás me había visto y tras una sonrisa le pedí que me abrazara, así lo hizo y a mi ya nada me importaba ni siquiera que me había entregado a otro que no era mi esposo o que me había dejado llenar mi vagina de semen aun sabiendo que eso me podía dejar embarazada de Sergio, pues desde ese día comprendí algo, que aunque por las leyes por esposa de Marcos, yo se muy bien que la verdad es que soy mujer de Sergio pues le pertenezco a el, solo el me hace vibrar de placer y con su enorme pene que tiene que ahora puedo decir que puede quizás hasta triplicar el de Marcos y que cada vez me hace Sergio cambiar mas y mas, por lo menos cuando estoy con el

Esto ocurrió en un día del mes de Mayo, y ahora que ya ha pasado medio año de que ocurrió eso Marcos esta mucho mejor, y mas aun que en unos días lo operaran para que vuelva a caminar, pues esta emocionado y nervioso esperando poder volver a ser como lo era antes, además como los doctores lo habían dicho ahora el puede usar su pene y tener relaciones conmigo como es debido, no saben todas las que me tuve que ingeniar para que el no supiera que alguien me había tenido antes que el, pero lo importante es que se lo creyó completamente, y aunque Marcos ha vuelto a ser conmigo el hombre maravilloso que era antes a quien ahora yo quiero como a nadie es a mi Sergio, pues cuando tengo relaciones con Marcos ya no siento prácticamente nada, yo se lo atribuyo a la diferencia de tamaños que tiene de el pene de Marcos que será de unos 10 centímetros completamente erecto, mientras que el de Sergio llega hasta los 28 centímetros, y eso es todo lo que tengo que decirles por ahora chicos.
  • Visitas 101884
  • ¡VOTA!

Tags:    relatos eroticos   infidelidades   socios   casadas   desvirgaciones  


COMENTARIOS

Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.


Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.


Buscar en Puritanas








registro

2001 - 2013 © www.puritanas.com | Diseño, imagenes y logotipo protegidos © | Solo mayores de edad. puritanas es una marca registrada y se perseguirá a todo aquel que haga uso de ella