Disfruta de videos gratis, peliculas porno, fotos porno y mucho sexo gratis

Panel de Control

» Chicas Conectadas

» Gente conectada ahora

    Ver todo el listado...

    » Videos Destacados

    » Fotos Destacadas

    morena, bronceada y con lenceria blanca
    Visitas: 73885 Votos: 27

    la jovencita de las trenzas
    Visitas: 34074 Votos: 21

    probando su lenceria de bodas
    Visitas: 27661 Votos: 34

    » Relatos Eróticos

    amor y amistad

    Sentía besos en mi cuello. Entredormido pude distinguir la figura de Marta que me besaba l... 


    juegos de dominacion con mi novia

    Una vez desnudo me coloqué enfrente de su magnífico culo, y comencé a acaric... 


    viaje a la costa con mi sobrina

     dirigi mi mano sobre sus piernas. Ella permanecio inmobil, viendo mi mano, estaba al igual ... 


    un inesperado encuentro infiel

    Un abrazo, un largo y humedo beso, una lengua desenfrenada por mi cuello, unos pechos fuera del s... 


    estreno en el equipo de voleibol

    Esteban se puso de pie frente a su amigo. A la altura de la cara de Camilo quedó el enorme... 


    » Inicio » Relatos Eroticos » fantasias » tres mulatas en la playa

    tres mulatas en la playa

    por krista el 11-07-2012

    En la playa la mañana era inmejorable. La sensación de placer era constante desde que habíamos llegado a pasar una semana de vacaciones.

    La temperatura del aire en combinación con su suave brisa, producía en nuestros cuerpos una sensación que podíamos comparar a la que se siente cuando rozan tu piel con los dedos casi sin tocarte.

    Estábamos tumbados en la arena medio dormidos tomando el sol cuando llegaron Naí, Elena y Shu, como días anteriores después de salir del trabajo. Se pusieron delante de nosotros cerca de la orilla.

    Nuestras chicas acababan de comenzar el paseo que todos los días les llevaba a recorrer la playa durante algo más de una hora, dejándonos solos con las mulatitas, con las que cada día ganábamos más confianza, obsequiándonos mutuamente con prolongadas miradas y sonrisas.

    Hoy nuestras amigas parecían dispuestas a provocarnos sin rodeos, tocándose sus pechos y culitos al tiempo que nos miraban y se interesaban por nuestra estancia en la villa.

    Pronto Naí tomó la iniciativa cambiando de posición en su toalla quedando ahora cabeza hacia el mar y sus piernas hacia nosotros.

    Después de los primeros instantes en los que se tocaba el pubis por encima del bañador, cogió una lata de cerveza, la abrió y se la derramó en su conejito apartando su tanga con la otra mano para que la cerveza mojase directamente su sexo, mostrándonos claramente toda la operación.

    Pepe y yo nos miramos, para asegurarnos que realmente lo estábamos viendo y no soñando. Una vez comprobada la autenticidad de tan agradable visión, seguimos disfrutando de la película que nuestra joven y exuberante mulatita nos ofrecía.

    Una vez vaciado todo el líquido amarillo de la lata, deslizó sus dedos por su húmedo chochito arriba y abajo, centrándose posteriormente en un movimiento circular sobre el clítoris.

    Ante tal numerito nuestros bañadores experimentaron un crecimiento central, asunto del que se percataron las niñas riéndose y ofreciéndonos más espectáculo.

    Se levantaron, dirigiéndose a la orilla del mar. Una vez allí se tumbaron boca arriba y, desprendiéndose de la parte superior de sus bikinis, jugaron con la flotabilidad de sus tetas medio sumergidas en el agua.

    Durante unos minutos, Pepe y yo seguimos los movimientos de seis nuevas islas surgidas en la orilla, lo cual nos ponía cada vez más cachondos.

    Después de unos comentarios calientes decidimos sentarnos junto a ellas con la esperanza de que el agua aplacara nuestros mástiles.

    Una vez en la orilla, ellas seguían con sus juegos sin cortarse lo mas mínimo por nuestra cercanía, más bien al contrario intensificaban sus voluptuosos movimientos mientras miraban los bultos de nuestros bañadores, tocándonos con sus miradas.

    Después se acercaron y cogiéndonos de las manos nos llevaron hacia el interior, buscando aguas más profundas donde sus manos pudieran tocar nuestras pollas sin que se viera desde la playa.

    Al tiempo que nos toqueteaban, nosotros empezamos a acariciar sus culos, pubis, cinturitas y todas las partes de sus cuerpos que el mar tapara, excitándonos cada vez más mientras hablábamos como si nada estuviera sucediendo. Pasados unos minutos, dos de ellas se sumergieron y comenzaron a realizarnos una mamada.

    Aquello era sublime y lo hacían con una maestría oriental. De minuto en minuto subían a respirar, bajando rápidamente a continuar la misión que se habían impuesto.

    Y como todo lo que bien empieza bien acaba, sus chupaditas provocaron sendas descargas de semen en esas aguas costeras de Brasil, justo cuando ya se acercaban nuestras chicas después de su paseo mañanero.

    Nosotros quedamos de maravilla y las mulatitas encantadas de practicar uno sus juegos preferidos.
    • Visitas 10385
    • ¡VOTA!

    Tags:    relatos eroticos   fantasias   mulatas   provocativas   mamadas  


    COMENTARIOS

    Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.


    Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.


    Buscar en Puritanas








    registro

    2001 - 2014 © www.puritanas.com | Diseño, imagenes y logotipo protegidos © | Solo mayores de edad. puritanas es una marca registrada y se perseguirá a todo aquel que haga uso de ella