Disfruta de videos gratis, peliculas porno, fotos porno y mucho sexo gratis

Panel de Control

» Chicas Conectadas

» Gente conectada ahora

    Ver todo el listado...

    » Videos Destacados

    » Fotos Destacadas

    un relax entre clase y clase
    Visitas: 41491 Votos: 45

    probando un consolador por primera vez
    Visitas: 47352 Votos: 19

    de chica normal a modelo porno
    Visitas: 6961 Votos: 12

    » Relatos Eróticos

    los cambios que trajo el embarazo

    Ella no pudo hablar. Su propio orgasmo había empezado. Su cuerpo se fue tensando. Su co&nt... 


    pillada por mi tio

    Me tumbó de nuevo en la cama pero esta vez boca abajo, poniéndome de rodillas y con... 


    sexo en grupo con nuestras mascotas

    Conocí a Jose hace muy poco, él me envió un mensaje para decirme que le enca... 


    desvirgada por mi tio a los 18

    Mi tío me había enseñado ya el sabor de la vida adulta. Él temí... 


    el castigo de una esclava desobediente

    Liz le amarro las manos y la amordazo con una bola de goma roja mientras las gemelas traía... 


    » Inicio » Relatos Eroticos » transexuales » convertido en la exmujer de mi amigo

    convertido en la exmujer de mi amigo

    por krista el 27-01-2012

    Ricardo es un hombre de 42 años, divorciado, muy a su pesar, lo contacte tras poner un anuncio aquí mismo, yo soy un travesti de closet, ya con cierta experiencia en las artes de jugar a ser la nena en una relación con un hombre, platicando en el messenger con él, me dijo que extrañaba mucho a su ex mujer Samantha, y que tenia la extraña fantasía de pedirle a una travesti si fuera posible personificarla, la idea me encendió, así, literalmente, le dije que si y el tuvo una erecta reacción en el chat cuando cambié mi nikname por el de "Samantha".

    Me llamó por teléfono y si, estaba muy excitado, al igual que yo, así que decidimos poner en marcha la fantasía, él estaba dispuesto a proporcionarme todo lo necesario para personificar a su ex mujer, incluso, ella había dejado muchas prendas en el departamento que compartían, desde zapatillas, hasta conjuntos, así que yo, tan obsesiva y detallista como soy me sentí perversamente atraída por la idea de "ser alguien más", le pregunté todo lo referente a Samantha durante varios días de cachondas platicas y deliciosas expectativas, de entrada él añoraba, además de su compañía, el hecho de no haber realizado muchas locuras en la cama, su mujer era sexy, si pero un tanto tibia en la intimidad, así que yo haría una versión lo mas fidedigna posible de ella, pero mucho más atrevida, ella posee unos senos grandes 38C, por lo que tuve que fabricarme unos postizos de gel para dar esa talla, ella escuchaba música grupera (yo, la detesto) y me puse a bajar ese tipo de música para estar familiarizada con ese género.

    Me aprendí sus gustos, que bebía, que fumaba, como vestía, como se dirigía a Ricardo, como él la llamaba ( "princesa", "bebe", "gorda" y "milady"), me abrí una cuenta con el nombre de ella, me fabriqué una credencial de gimnasio con mi foto y su nombre, Ricardo por su parte y con mi guía compró una peluca lo más parecida a el estilo de peinado -semi rizada y pelirroja-, y dos pares de zapatillas del estilo que ella usaba, por fortuna yo tenía pupilentes cafés (mis ojos son verdes naturales).

    Fui muy precisa en tratar de imitar todos los detalles de como se maquillaba ella cuando él me mandó fotos, ella tenia cintura, así que también tenia yo un corsette que delineaba mi figura, en el messenger él me pidió si me podía tratar como si yo ya fuera su ex, y comenzamos un delicioso cachondeo de "volver a vernos", ella se había vuelto a casar, así que no solo seria yo su ex mujer, le seria "infiel" a mi marido, notaba como Ricardo se ponía melancólico y muy caliente, fijamos una fecha para nuestro encuentro, seria un viernes y quizás el sábado, por mi trabajo, fácilmente pude excusarme con mi esposa ( a quien le hice el amor ese viernes en la mañana y me cercioré de tomar prestadas sus más sexies pantaletas empapadas en sus jugos de mujer, que guardé en una bolsa herméticamente anudada, eso, sabía le encantaría a "mi ex marido") pasé los días previos checando mi lista de como ser Samantha, cada detalle que estuviera a mi alcance, compré los mismos tonos de maquillajes, las uñas largas postizas, aretes, muchos anillos, gargantilla, y hasta una bolsa del tipo que él me dijo ella usaba, me masturbé mucho esa semana de espera, era sin duda una fantasía muy poderosa y estaba alienada pensando en "citarme con mi ex esposo y hacer locuras juntos", él me preguntaba continuamente en el messenger o por teléfono " ¿ya te sientes Samantha? Por que para mi, siento que chateo con ella

    Finalmente llegó el día, a las 6 de la tarde ya estaba yo con mi maleta tocando en el departamento de Ricardo, yo, moría de nervios, habíamos acordado que me abría y no me iba a mirar de hombre, que me metiera a la recámara que habían compartido y allí él había dejado todo lo necesario.

    Di un suspiro, saqué todas mis cosas, ya me había depilado toda en la semana, me puse crema, mucha y me puse las pantaletas de mi esposa, el olor a sexo de mujer era evidente, decidí dejar de ser yo mismo, y convertirme en. Samantha.

    Puse el radio despertador y sintonice música grupera (a estas Alturas ya hasta me comenzaba a gustar)

    Esa noche, Samantha se puso una falda de satín a medio muslo negra, blusita de satín rojo escotada, sus tetas enormes y orgullosas sobresalían impúdicas por el apretado corset, su cintura delineaba sus curvas femeninas, los ligueros y las medias de línea en la parte trasera daban ese aire de sensualidad,, se maquilló con esmero, recargando el maquillaje pues era de noche y era una cita caliente la que vendría al salir del cuarto, se puso las pestañas postizas, los pupilentes, la peluca rojiza coronó un rostro delicado, las uñas cuadradas y largas, el esmalte rojo, los anillos, los aretes, la gargantilla, revisó su bolso, ahí estaba su identificación que la legitimaba como Samantha Iris Valdés, ex esposa de Ricardo, ella se miró al espejo de cuerpo entero, se veía muy guapa esa noche, encendió un Benson mentolado para los nervios, checo cada detalle, el contoneo, los movimientos. Era obvio que todo su atuendo gritaba "cógeme, fornícame y viólame".

    Ricardo se quedó mudo cuando Samantha salió del cuarto, él muy caballeroso la besó en la mejilla y le susurró "perfecta!, estoy muy excitado". Pasaron a la sala , donde Ricardo le sirvió Vodka y puso música grupera romántica, él le encendió el cigarrillo y charlaron sobre su esposo, sobre cuanto la extrañaba (no dejando de repetir cuanto le recordaba a la verdadera Samantha, cuando se acercaba a servirle otra copa o encenderle otro cigarro).

    Bailaron, él la apretó y le dejó claro el estado de excitación en el que estaba al repegarse contra su trasero de satín, a lo que ella respondió restregándose de arriba a abajo y de atrás hacia adelante, el grupo "Lìmite" ponía el ambiente más romántico aún, sus labios se encontraron en un beso que la derritió, pues detectó que Ricardo se estaba tomando el juego muy en serio, ella correspondió dejándose ir, siendo Samantha en los brazos de su ex esposo. Literalmente temblando de deseo por este hombre robusto, él metió su mano por debajo de la falda, el olor en la pantaleta se impregnó en sus dedos, Ricardo se volvió loco de deseo entonces, ella rompió el abrazo."¿Así que quieres que sea esta noche como nunca fui en la cama?"- dijo regresando hacia el, fumando sensualmente y contoneándose provocativa.

    Ricardo asintió con la cabeza y tocándose el erecto y escurrido miembro – ok, yo también te extraño amor mío y ¿sabes? Mi marido no me llena, y no se, tal vez recordando viejos tiempos me divierta como merezco ¿que dices mi rey?"Ricardo siempre tuvo la fantasía de que su esposa le mamara a fuerzas, así que la puso de rodillas bruscamente y se sacó el falo, 16 glorioso cms de gruesa y venuda carne.

    Samantha caló su cigarrillo y las manos de su ex, la obligaron a besar el glande, ella ofrecía resistencia, excitándolo más, "anda puta! Chúpame la verga como se la chupas a tu marido!" ella abrió los rojísimos y cremosos labios y el pene entró con fuerza, fue puro instinto animal, ella feminizándose chupó, lamió, besó, acarició y succionó la erecta verga que parecía endurecerse en sus labios, ella gimió, hizo todo tipo de sonidos, él la sujetaba de la nuca, violándole la boca al ritmo furioso de sus caderas.

    El miembro entraba y salía de la boca de Samantha, él no pudo contenerse, la imagen de la travesti le recordaba muchísimo a su ex esposa, el semen se derramó espeso en esos labios rojos, fue tomada por sorpresa."No lo bebas aún, no princesa ¿recuerdas como jugabas con mi semen en tu boca?"Ella asintió con una sonrisa, degustando el abundante y salado líquido, abrió la boca y dejo escurrir algo por las comisuras de sus labios, sensualmente se lo llevó de nuevo a la boca con un dedo, después Ricardo metió de nuevo su aún erecta verga. Ella bañó el pene del esperma y lo volvió a beber. Finalmente luego de unos minutos, le pidió lo tragara agarrándose las tetas, cosa que Samantha hizo gustosa, encendió otro cigarrillo y él le sirvió otra copa.

    "Me tienes impresionado, le das un aire a Sam que bueno! Me tienes loco, es como estar con ella de nuevo" ella, se sentó a su lado y le ofreció sus recién repintados labios, se besaron largo rato, la música romántica era perfecta.

    Samantha se levantó y se fue a poner "cómoda", eligió un chemisse de satín rojo y se puso guantes negros largos, retocó su maquillaje, lucia tentadora y sexy, colocó el cigarrillo en una boquilla, se puso en cuatro patas en la cama y llamó a su ex marido"Amor fóllame!" dijo fumando lentamente y empinando la cola para que fuera evidente que ella deseaba ser tomada por detrás, su culito apretado estaba ya lubricado.

    Ricardo le ofreció el pene para una nueva mamada, ella engulló ese hermoso trozo de carne con desenfreno hasta endurecerlo, le ayudó con el condón y después, ella sintió como ese miembro viril entraba por su culo, lentamente y ella se hizo para atrás de golpe, empalándose en el falo " siiiiiiiii asiiiiiiiiiii mamacitaaaaaaa!" rugió él, Samantha deliraba, pues las embestidas no paraban, apretaba el ano brindando el máximo placer a su invasor, él la agarraba de las caderas, de las tetas repitiendo : "Samantha Samantha mi amor, mylady, te amooooo que rico me aprietas la verga!" De pronto, ambos bajaron el ritmo, y todo fue suave, lleno de palabras melosas de ambos "yo también te amo papacito nunca te olvidé"

    Cogeme rico mi amor soy tuya, soy tu esposa, se miraron a los ojos cuando ella lo cabalgaba y se besaron apasionadamente como marido y mujer que se aman de nuevo.

    9 a.m.

    Samantha se relame los labios, el semen de su marido esta fresco en su boca aún decide ver cuanto podrá retenerlo ahí, sin que las ganas de tragarlo no le ganen, (a despertado a Ricardo con una lenta y deliciosa mamada llena de cariño, el la dedeó en el ya rosado culito después de la faena nocturna, ella terminó dormida sobre su pecho), prepara el desayuno como buena esposa, se siente plena, feliz, se siente Samantha, aún tienen tooodo el sábado para gozar.

    • Visitas 15624
    • ¡VOTA!

    Tags:    transexuales   relatos eroticos   travestis   juegos eroticos   sexo anal  


    COMENTARIOS

    Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.


    Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.


    Buscar en Puritanas








    registro

    2001 - 2013 © www.puritanas.com | Diseño, imagenes y logotipo protegidos © | Solo mayores de edad. puritanas es una marca registrada y se perseguirá a todo aquel que haga uso de ella