Disfruta de videos gratis, peliculas porno, fotos porno y mucho sexo gratis

Panel de Control

» Chicas Conectadas

» Gente conectada ahora

    Ver todo el listado...

    » Videos Destacados

    » Fotos Destacadas

    no hay quien aguante este calor
    Visitas: 21188 Votos: 23

    un paseo por la ciudad
    Visitas: 8828 Votos: 9

    la llave del exito
    Visitas: 26158 Votos: 19

    » Relatos Eróticos

    oral y anal con una compañera de facultad

    Puse mis manos alrededor de su cintura y la apoye contra una pared para que sienta mi pija, tras ... 


    encuentro en el chat porno

    Me levantoy de la nevera traigo foie con jamón de oca, cava helado, fresas y chocolate. Em... 


    celebramos nuestro reencuentro con sexo anal

    Me penetro totalmente, sentí su pubis chocar en mis nalgas, se quedo quieto cuando me la ... 


    amor lesbico en tiempos de vikingo

    Como si fuese otra persona, avancé una mano hasta posarla sobre uno de los enormes pechos ... 


    el gran supermercado

    Le seguí hasta las puertas del almacén, y mirando a mi entorno para ver si nos obse... 


    » Inicio » Relatos Eroticos » no consentido » violado por la sirvienta

    violado por la sirvienta

    por fati el 07-07-2008

    Yo era un joven muchacho casi imberbe.

    Todavía ajeno a labores y juegos entre cama y sueño.

    Virginal como inocente paloma que echa su primer vuelo.

    Ajeno a la amenaza a mi integridad física y moral que se cernía sobre mí.

    Una negra, sin ser muy madura, mujer, mujer iba a pasar tras mi inocencia y mi cuerpo sin ninguna piedad.

    Ella, con un trasero respingón, pechos firmes y abundantes, parecía ser deseada por todos.

    Y sin embargo hizo lo que hizo.

    La ira, el desprecio, el dolor convirtieron a Naomi en una psicópata vengativa enfrentada al hombre. Sobre todo el hombre blanco, aquellos que desde tiempos inmemoriales ha estado tiranizando a sus iguales. Sin diferenciar individualidades.

    Atacando al colectivo.

    Una pistola negra, fría y áspera surgía de sus manos.

    Y el sudor y el miedo aparecían en mi rostro y en mi mente.

    El miedo a morir. Ella habló:
    - Desnudate.

    - No.

    - ¿Prefieres un tiro?

    - No. Lo haré... Por favor, no dispares.

    Un pantalón vaquero, una camiseta, mi ropa interior. Todo ello estaba desperdigado

    por toda la habitación.

    De una patada me tiró a la cama.

    - Sabes lo que te espera. Disfrútalo, mientras puedas, imbécil.

    Con la pistola en la mano derecha mientras con la otra mano me lanzó unas esposas que me puse en los pies atados a la barra metálica en la que estaba el colchón.

    Ella hacia eso con el fin de dejarme inmóvil y totalmente a su merced.

    Y todo esto en mi propio apartamento.

    Ella era la criada contratada por los asesores de mis padres.

    Ricos y lejanos. Despreocupados de su hijo.

    Me esposó hasta dejarte totalmente inmóvil.

    Entonces empezó ella a desnudarse. La falda, la camisa negra cayeron al suelo.

    En ropa interior.

    - Cada vez estoy más cerca.

    Mientras decía esto sobaba sin delicadeza alguna mis genitales.

    Se quitó las bragas pasando antes de dejarlas sobre mi rostro por su vulva.

    -Si quieres vivir harás lo que yo quiera. Se quedarán ahí mientras te desvirgo, señor.

    Por la fuerza.

    Y mi pene fue aprisionado fácilmente en su prisión.

    Atenazado. Frustado por la impúdica violación de la que estaba siendo víctima.

    Encima de una mujer casi de la edad de mi madre.

    Mi pene inevitablemente excitado por el movimiento de la cintura y la vagina opresora de mi libertad caía en una excitación humillante. Mientras sonreía Naomi con una mirada perdida.

    Que aún me atemorizaba aún más.

    Y mi pene crecía y crecía.

    Encima te gusta. Enfermo. Vas a necesitar más.

    Entonces cogía la pistola y la puso a pocos centímetros de mi rostro. Y allí la mantuvo.

    Colabora o ya sabes...

    Empecé a moverme mi cuerpo hacia arriba y hacia abajo mientras ella con fuerza me hundía en la cama. Mi pene cada vez más excitado estaba a punto de rendirse bajo el deseo psicópata de Naomi.

    Hasta que llegó el clímax. Explote en su interior.

    Que bien, papaíto... Pero todavía te falta saborear el cocktel que entre mis piernas hay.

    Y su trasero negro aplastó mi rostro dejando mis labios y su opresivo sexo en combate.

    Hasta que mi lengua se introdujó en su interior para evitar represalias.

    Sin poderlo evitar saboree el sabor salado y amargo de nuestros fluidos.

    Y ella gemía y me insultaba. Mientras yo casi sin poder respirar movía a su placer mi lengua, que exclava se humillaba en el sexo cruel que la forzaba.

    Mientras yo saboreaba los flujos de su sexo ella esperaba el culmen final de mi humillación.

    Cada vez más mojado mi rostro, mi boca, mi garganta sin esperar al final inevitable abrí la boca esperando la eyaculación femenina en mi boca, en mi lengua, en mi garganta.

    Y tremendamente excitada llegó al clímax.

    Y cada gota de su placer cayo en mi boca.

    Ya me has dado lo que necesitaba, papito. Pero sólo por hoy.

    Atado y encadenado Naomi procedió a dispararme. Y oí cliqueos impotentes en la pistola.

    No estaba cargada. Ella se rió desagradablemente:

    - Jajajajaja...
    • Visitas 88200
    • ¡VOTA!

    Tags:    jovencito   criada   negra   pistola  


    COMENTARIOS

    Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.


    Para poder escribir comentarios tienes que registrarte. Es rápido y gratis, además podrás contactar con otros usuarios y enviarles mensajes!. Pincha aquí para registrarte en 1 minuto.


    Buscar en Puritanas








    registro

    2001 - 2013 © www.puritanas.com | Diseño, imagenes y logotipo protegidos © | Solo mayores de edad. puritanas es una marca registrada y se perseguirá a todo aquel que haga uso de ella