una dulce y rosada tentacion

Pasan los años y esta chica no pierde el gusto por el rosa, es más, considera que va muy bien con su manera de ser y lo sigue usando por norma; aunque ya no es ni dulce ni inocente, más bien quiere ir disimulando para que cuando descubras lo guarra que es no puedas escapar de sus garras, mucho menos después de ver su coñito también rosado y sabroso.

FOTOS CASERAS RELACIONADAS