me calzo a una mujer de bandera

Como soy un tío medio tímido y casi sin gracia, nadie entiende, y tampoco yo, qué ha podido ver mi mujer en mí para darme el sí quiere a los seis meses de conocernos; supongo que se le puede llamar amor, aunque yo por mi parte aún sigo alucinado de que una tía tan buena haya posado sus ojos en mí, aunque a veces me escame un poco esa inclinación malsana que le he descubierto con el ciberporno…

FOTOS CASERAS RELACIONADAS