apagando fuegos y encendiendo otros

El cuerpo de bomberos ha notado que desde que llegó la nueva recluta, las alarmas de incendio se han disparado y no hay día que no tengan que salir a ocuparse de varias, para luego descubrir que no tenían peligro. Y es que la bombera se gasta unas tetas que son capaces de encender cualquier hoguera, pero de las que sólo se apagan con un buen polvo o una buena paja.

FOTOS CASERAS RELACIONADAS